El Gobierno de Irak asegura que las tropas de EE UU se retirarán para finales de 2011

Agencias

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, anunció ayer durante una reunión con líderes tribales celebrada en la fortificada Zona Verde de Bagdad que ha alcanzado un acuerdo con el Gobierno de Estados Unidos para "poner fin a la presencia extranjera antes de que finalice el año 2011". EE UU mantiene en el país árabe a 147.000 soldados.

Robert Wood, portavoz del Departamento de Estado de EE UU, rebajó ayer el compromiso a "un principio de acuerdo sobre seguridad que aún debe pasar por diferentes trámites políticos" antes de poder llamarlo un acuerdo. El pacto, que lleva negociándose más de 10 meses, debe ser aprobado por el Parlamento y por el Consejo de la Presidencia tripartita de Irak, que incluye representantes kurdos, chiíes y suníes.

El presidente estadounidense, George W. Bush, siempre se ha resistido a fijar una fecha de retirada, al menos de manera pública. Considera que esto beneficiaría a la insurgencia. El Gobierno de Maliki, de mayoría chií, exige una rápida devolución de la totalidad de la soberanía (Washington conserva el control de decisiones relacionadas con la seguridad) y una fecha concreta de salida.

La posición del candidato demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama, favorable a la retirada escalonada de las tropas, ha forzado el cambio de opinión de la Casa Blanca para no perjudicar al aspirante republicano, John McCain. También influye la acuciante necesidad de tropas en Afganistán para hacer frente a los talibán.

Uno de los asesores de Maliki informó el viernes de que entre los 27 puntos del pacto se incluye el repliegue de las tropas estadounidenses de las zonas urbanas antes de junio de 2009. También se garantiza la inmunidad de los militares extranjeros ante la ley iraquí y se contempla la posibilidad de que soldados estadounidenses permanezcan en el país más allá de 2011 para adiestrar al Ejército. EE UU aspira a mantener bases permanentes en Irak.

Un acuerdo sobre el futuro de las tropas extranjeras es necesario para reemplazar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU adoptada tras la invasión de 2003, que sirvió de base legal para la presencia estadounidense en Irak. El plazo dado por dicha resolución finaliza en 2008. En medio del enfrentamiento político y diplomático entre Washington y Moscú, parece inviable lograr una prórroga.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 25 de agosto de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50