Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Undécimo muerto en accidente laboral en menos de dos meses

Un albañil fallece en Vitoria al caer desde sólo dos metros

Manuel Fernando Cordero, un albañil de 50 años, barnizaba a mediodía de ayer el entrevigado de cubierta del techo de una casa en rehabilitación en el pueblo de Ilarraza, en el término municipal de Vitoria. Trabajaba sobre un andamio móvil de 2,18 metros de altura. Un trabajo sin ningún riesgo aparente. Sin embargo, un traspiés, una mala caída de espaldas y un golpe fatal contra el suelo de hormigón le causaron una fractura de cráneo. Falleció en el acto y se convirtió así en el undécimo fallecido en el puesto de trabajo en menos de dos meses, desde el pasado 1 de julio. Este año ya son 50 los trabajadores muertos en accidente laboral en Euskadi, según el recuento de UGT con los preinformes de Osalan.

El trabajador se fracturó el cráneo al golpear contra el suelo de hormigón

Todo ocurrió en presencia de su compañero en la obra, quien no pudo hacer nada para evitar la tragedia. Cordero trabajaba sin barandilla ni elementos de protección individual e iba de un lado a otro del andamio, según han constatado los dos técnicos de Osalan que han elaborado su informe preliminar tras visitar la obra e investigar el suceso.

"¿Mala suerte? Sí muy mala suerte, pero lo cierto es que en general la situación de prevención laboral está muy mal", responde Pilar Collantes, responsable de Acción Sindical, Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT. Cordero era también socio de la empresa en la que trabajaba, Coneder SL.

Sólo en lo que va de semana se han registrado en la comunifdad autónoma dos muertes en accidentes laborales y ambas relacionadas con el sector de la construcción. Otro trabajador falleció el pasado martes al caer desde 14 metros de altura en las obras de un frontón en el barrio de Miribilla, en Bilbao. Tenía 27 años. Tropezó al bajar por una escalera entre el cuarto y quinto pisos, desplazó la tabla que tapaba el hueco del ascensor y cayó por el mismo.

El padre de la víctima fue testigo del suceso, ya que trabaja en la misma obra que su hijo. La empresa aseguró que cumple con las medidas de seguridad necesarias para una obra de este tipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de agosto de 2008