Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Sada denuncia unos ficheros de la policía local

El alcalde de Sada, el nacionalista Abel López Soto, denunciará ante la Agencia Nacional de Protección de Datos las decenas de ficheros con apuntes personales sobre vecinos hallados en unas dependencias de la policía local. Convencido de la irregularidad de estos archivos que halló por casualidad un sargento de la Guardia Civil, el regidor ha informado ayer a los portavoces municipales de una serie de medidas que pasan por la disolución de la denominada brigada de seguridad ciudadana. Se trata de una unidad de ocho agentes, "paralela" a la policía local, creada por el anterior alcalde. López Soto también ordenó abrir un expediente disciplinario contra dos mandos policiales para depurar responsabilidades administrativas.

Pero la oposición considera que todo el embrollo es consecuencia del conflicto laboral que enfrenta desde hace meses al gobierno local con los agentes. La mitad de la plantilla de la policía local está de baja tras la negativa del equipo de gobierno a asumir sus demandas salariales. El PP y el Partido Democrático Sada Popular, al que pertenece el anterior alcalde, Ramón Rodríguez Ares, hablan incluso de "acoso" y "persecución" del alcalde contra determinados agentes. La portavoz de Sada Unida, Mar Fernández, salió también en defensa de los policías señalando que "esto es un conflicto laboral que tienen todas las papeletas de transformarse en un acoso a un sargento". En semejantes términos se pronunció el representante del PP, José María Hernández Cochón. Y el presidente del sindicato CSI-CSIF, José Francisco Méndez, acusó al gobierno local de utilizar todo este asunto "como represalia" para desprestigiar a los agentes por el desacuerdo laboral que les enfrenta.

Archivos sospechosos

El alcalde confirmó que los ficheros encontrados en un almacén al que sólo tenía acceso la brigada de noche contienen datos personales de vecinos, algunos de ellos menores. Hay incluso fotografías individuales de personas o de grupos en manifestaciones. Para Abel López se trata de "una lamentable herencia" de su antecesor que ocupó la alcaldía casi tres décadas. "No es posible que la unidad de día no sepa lo que hace la de noche", arguyó López y anunció que tanto el jefe de la policía local, José Pedreira, como el cabo Juan Carlos Arias, al mando de la patrulla de noche, serán investigados para aclarar el asunto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de agosto de 2008