Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'Olimpiada' de L'Alcúdia

El torneo Cotif de fútbol sub-20 cumple 25 años con prestigio internacional

El Torneo Internacional de Fútbol sub-20 de L'Alcúdia, popularmente conocido como el Cotif, cumple este año su 25 aniversario, tras nacer por casualidad después de la participación de un equipo juvenil en un trofeo celebrado en la localidad francesa de Bollène. Aquel torneo de carácter internacional impactó en la expedición valenciana sobre en todo en su preparador, Eliseo Gómez, que este año alcanza un cuarto de siglo coordinando uno de los trofeos futbolísticos más prestigiosos del mundo en su categoría.

La confección del primer cartel en 1.984 constituyó toda una odisea para el comité organizador empeñado en atraer a equipos de primer nivel. Tuvieron que recurrir a las embajadas de los países para contactar con los directivos de los clubes, porque el Cotif era entonces un perfecto desconocido. En la embajada de la entonces Unión Soviética se presentaron con una caja de naranjas, recuerda Gómez, que posteriormente les abrió las puertas para la participación de la selección sub-20 soviética que resultó ganadora en tres ediciones. A lo largo de su trayectoria los organizadores han sido recibidos por el príncipe Felipe, al que hicieron presidente de honor, y por los presidentes de los clubes de mayor prestigio.

Equipos como el Real Madrid, Barcelona y Valencia han participado en la mayoría de las ediciones junto a selecciones como Brasil, Argentina, Uruguay, Ucrania y Rusia que suelen frecuentar el Cotif. Todo ello ha propiciado que por el campo municipal de Els Arcs hayan desfilado jugadores que pocos años después despuntaron en los mejores equipos europeos y sudamericanos. El gran éxito del torneo, que el año pasado atrajo a un total de 40.000 espectadores, moviliza a más de 300 personas.

Para los vecinos de L'Alcúdia es como su particular olimpiada, "arrastra a la gente que incluso no le gusta el fútbol porque para ellos es una fiesta", certifica Eliseo Gómez, que recuerda como al principio "nadie creía en el Cotif, pensaban que sería como una bengala".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de agosto de 2008