Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ahmadineyad defiende en Turquía su plan atómico

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, atacó ayer en Estambul a Estados Unidos e Israel, calificando al primero de "agresor", y de "Estado construido sobre mentiras", al otro. En la segunda jornada de su visita oficial a Turquía, Ahmadineyad acusó a las potencias occidentales de impedir que el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), con sede en Viena, cumpla con sus objetivos reales.

El presidente iraní recordó que el OIEA fue fundado con dos propósitos: prevenir la proliferación de bombas atómicas y ayudar a que todas las naciones puedan beneficiarse de un uso pacífico de la energía nuclear. Pero "los grandes países no lo permiten. Mientras ellos desarrollan todo tipo de armas nucleares, no dejan a otros países usar la energía nuclear", advirtió, en indirecta alusión a las tensiones con las potencias occidentales debido al polémico programa nuclear de Teherán.

Uranio enriquecido

EE UU, Israel y la Unión Europea se oponen a que Irán enriquezca uranio porque temen que sea usado para fabricar la bomba atómica, mientras que el Gobierno de Teherán defiende que tiene derecho a usar esa tecnología con fines civiles y pacíficos.

El jefe del Estado iraní dijo que su país no ha sufrido por el embargo comercial impuesto a Teherán por Washington hace 15 años, y rechazó que haya causado daños a su economía. "Ahora somos un país nuclear. Estamos entre las primeras cinco naciones en materia de biotecnología y entre las 10 primeras en cuanto a la nanotecnología. Dentro de poco enviaremos al espacio un satélite iraní. Todo esto se logró bajo el embargo estadounidense", explicó.

Ahmadineyad calificó a Estados Unidos de Estado "agresor" que debe marcharse de Irak. "Tras la retirada de EE UU, habrá un vacío de seguridad en Irak. Nosotros proponemos que los países de la región llenen ese vacío y provean esa seguridad", dijo.

El presidente iraní se refirió a Israel como un "Estado de guerra, terror y agresión (...) construido sobre mentiras" hace 60 años para defender los intereses de los grandes poderes en la región, y señaló que la inestabilidad de Oriente Próximo no desaparecerá si no hay una solución al "problema sionista" y a la situación en la que vive el pueblo palestino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de agosto de 2008