Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Guerra en el Cáucaso

Moscú asegura que el escudo antimisiles va dirigido contra Rusia

El presidente Medvédev critica la firma del acuerdo entre EE UU y Polonia

El acuerdo entre Estados Unidos y Polonia para instalar misiles en territorio de este Estado "está dirigido contra Rusia", según manifestó ayer el presidente ruso, Dmitri Medvédev, refiriéndose al documento provisional firmado la víspera en Varsovia tras más de 18 meses de negociaciones. Medvédev reiteró así la posición del Kremlin en una conferencia de prensa conjunta con la canciller alemana, Ángela Merkel, en Sochi, en la costa del mar Negro. También agregó, sin dar detalles, que el momento elegido para el acuerdo no es casual.

Moscú se ha opuesto reiteradamente a la instalación de misiles en territorio polaco en el marco de los planes de Washington para desplegar elementos de un escudo global, oficialmente para protegerse de posibles ataques misilísticos de países como Irán.

Estos planes incluyen 10 misiles interceptores situados en Polonia y unas instalaciones de radar en la República Checa. Moscú ha intentado disuadir a Washington de su propósito y para ello, entre otras cosas, le ofreció compartir un radar instalado en Azerbaiyán y elaborar un escudo conjunto.

El presidente Medvédev calificó de "cuentos" las explicaciones estadounidenses, según las cuales los misiles tienen por objetivo contener y repeler la agresión de "países parias". Según el líder ruso, el acuerdo entre Washington y Varsovia es "lamentable para Europa y para todos los que viven en este continente densamente poblado, pero no es dramático". "Continuaremos trabajando sobre este tema y estamos dispuestos a seguir debatiendo estas cuestiones con todos los participantes". Agregó que la decisión norteamericana "no contribuye a la tranquilidad".

Por su parte, Merkel manifestó que la instalación de un escudo antimisiles no va en contra de Rusia. La canciller afirmó que Rusia tiene un análisis muy similar sobre la amenaza proveniente de Irán y de otros países y recordó que en la cumbre del G-8 de 2007 se había debatido sobre cómo incorporar a Moscú "al proceso". La canciller se mostró optimista sobre la posibilidad de continuar las conversaciones.

Por otra parte, un alto cargo militar ruso advirtió el viernes que Polonia se transformaba en un objetivo prioritario de posibles ataques al aceptar la instalación de elementos de un escudo antimisiles en su territorio. "Estados Unidos se ocupa de la defensa antimisiles de su propio Estado y no de Polonia. Mientras que Polonia, por instalar estos elementos, se expone a ser atacada", manifestó el vicejefe del Estado Mayor ruso, Anatoli Nogovitsin. El militar agregó que la doctrina militar rusa permite usar armas nucleares en casos concretos, y que esto incluye "los aliados de Estados que tienen armas nucleares, si ayudan a estos últimos y también si acogen en su territorio las armas nucleares de otros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de agosto de 2008