Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 9% del personal hospitalario está de baja todo el año

El informe del Consello de Contas realiza un pormenorizado análisis de la incidencia de las bajas temporales y permisos en las plantillas de tres hospitales de distintos tamaños: el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), el XeralCalde de Lugo y el Hospital de la Costa de Burela. Las conclusiones revelan que cerca de un 9% de los trabajadores de los dos primeros centros estuvo de baja todos los días a lo largo de 2006. Este porcentaje desciende por debajo del 6% en el caso del hospital de Burela, lo que parece indicar que el problema tiene menos incidencia en centros más pequeños.

El CHUS es el que presenta una situación más alarmante, ya que durante el año 2006 un total de 340 trabajadores (8,9% del total) estuvieron de baja todos los días. Esta circunstancia parece haberse convertido en habitual, ya que dos años antes esa cifra ascendía a 343. La mayor parte de las incapacidades temporales (65%) corresponden al personal sanitario del complejo y el resto a otras categorías. El gasto total que tuvo que afrontar el CHUS por permisos, licencias e incapacidades temporales ascendió en 2006 a 10,8 millones de euros, lo que representa un incremento cercano al 25% en apenas dos años.

Algo similar sucede también en un hospital de tamaño medio como el Xeral Calde de Lugo, que cuenta con una plantilla de 2.058 trabajadores. De ellos, 180 (8,7%) permanecieron de baja durante todo 2006. La situación empeoró de forma considerable respecto a la que se registraba en 2004, ya que entonces la cifra era de 163 trabajadores con baja permanente. La incidencia económica de esta situación es muy importante. El coste de las ausencias del personal en el centro lucense alcanzó en 2006 una cifra de 5,2 millones de euros, que supone un incremento del 25,8% respecto a 2004. Tanto en este complejo hospitalario como en el CHUS la mayoría de los gastos los ocasiona la contratación de personal para suplir a los ausentes.

Ante los graves problemas económicos y sociales que supone esta situación, el Consello de Contas recomienda el establecimiento de un programa para reducir el absentismo por incapacidad temporal, con medidas como el incremento del cuadro de personal en determinadas categorías o el cambio en el método de organización del trabajo.

Además, se recomienda que los permisos de asistencia a congresos y cursos de formación sean plenamente justificados y acotados. "La normativa actual en este punto no responde a la especificidad del personal facultativo sanitario", concluye el informe, que recomienda la elaboración de una normativa propia y diferenciada de la existente para la función pública.

Por último, el Consello recomienda la generalización universal del sistema de turnos, de forma que pueda existir un control efectivo sobre la asistencia y presencia en el trabajo, "como ya ocurre en el personal con turno rotatorio y parte del personal no sanitario".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 2008