Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mama reconstruida con tejido del muslo propio

Las pacientes delgadas tendrán una alternativa a la prótesis

Tener una figura esbelta o atlética puede acarrear también sus inconvenientes. Cuando se sufre un cáncer de mama y es necesario realizar una mastectomía parcial o completa, las mujeres tienen varias opciones a la hora de recrear la mama: la prótesis de silicona o el trasplante de tejidos propios, habitualmente abdominal.

Sin embargo, hasta hace poco, las mujeres delgadas no podían ser candidatas a este tipo de trasplante, al no disponer de suficiente masa en el abdomen para realizar la intervención. La Clínica Universitaria de Navarra ha dado a conocer una intervención pionera en España, realizada en marzo: la recreación mamaria mediante tejido vascularizado de piel, grasa y músculo gracilis, extraído del muslo de la propia paciente, así como una vena y una arteria, que se obtienen de la cara interna del muslo. Esta técnica también es útil en mujeres a las que se ha realizado una abdominoplastia (extracción del tejido del abdomen por estética).

La supresión del músculo gracilis, del grupo de los abductores, no produce alteración en la marcha de la paciente y la cicatriz queda perfectamente oculta en el pliegue inguinal, dice Emilio García Tutor, especialista en cirugía plástica, reparadora y estética del centro médico pamplonés, que desde hace nueve años realiza reconstrucciones mamarias con tejido autógeno. Una de las ventajas de esta técnica es que la reconstrucción mamaria se realiza al mismo tiempo que la mastectomía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de julio de 2008