El director de la Quincena se despedirá en "uno o dos años"

La 69ª edición del festival ofrece 101 espectáculos en un mes

Melómano hasta la médula, el director de la Quincena Musical de San Sebastián, José Antonio Echenique, recurrió ayer a la sinfonía número 45 de Franz Joseph Haydn, la sinfonía Los adioses, para anticipar su despedida. "Estamos en el primer movimiento, y de aquí al cuarto, que puede ser en uno o dos años, hay que pensar en un sustituto", anunció sereno, pero emocionado y agradecido a todas aquellas personas que han confiado en él durante todos estos años.

Rendirá homenaje a Sarasate, Argenta, Messiaen, Oteiza y Stockhausen

Y es que Echenique cumple este año tres décadas al frente del festival musical y considera que, por "sentido común" e "higiene mental", ha llegado el momento de que entre "savia nueva". Sobre todo, según expuso, teniendo en cuenta que San Sebastián va a enfrentarse en el futuro próximo a fechas importantes, como la conmemoración en 2013 del bicentenario del incendio y posterior reconstrucción de la ciudad. O la candidatura a Capital Europea de la Cultura en 2016.

El director de la Quincena dejó deslizar esta noticia durante la presentación oficial de la 69ª edición del festival en Tabakalera, un centro con el que planea colaborar. La cita musical se celebrará entre los próximos 4 de agosto y 6 de septiembre. Durante ese mes, el público disfrutará de siete estrenos dentro de un maratón de 101 espectáculos.

Como ya estaba anunciado, uno de esos estrenos será el plato fuerte de la jornada inaugural. El coreógrafo legazpiarra Juan Kruz Díaz de Garaio presentará en el Teatro Victoria Eugenia Capricho Sarasate, una obra inspirada en tres de las piezas más populares del compositor y violinista navarro Pablo Sarasate (1844-1908): Aires bohemios, Capricho vasco y Fantasía sobre Carmen. El bailarín estará acompañado en el escenario por el violinista libanés Ara Malikian.

Sarasate será precisamente una de las principales referencias de la Quincena, coincidiendo con el centenario de su muerte. Pero no será la única efeméride. El festival recordará al compositor francés Olivier Messiaen (1908-1992) en el centenario de su nacimiento y al director de orquesta cántabro Ataúlfo Argenta (1913-1958), fallecido hace ahora medio siglo. Rendirá tributo además al compositor alemán Karlheinz Stockhausen, quien será el principal protagonista del Ciclo de Música Contemporánea.

La Quincena se sumará también a los homenajes al escultor Jorge Oteiza (1908-2003) en el centenario de su nacimiento. Lo hará con diversos recitales, como el que ofrecerá el 27 de agosto la soprano Barbara Hendricks en el Santuario de Arantzazu. Será poco después de que el grupo Argia baile a los pies de los apóstoles creados por el artista de Orio Apostoluen dantza, una pieza ideada por Juan Antonio Urbeltz.

La Carmen imaginada por Prosper Mérimée será otro de los grandes ejes de la Quincena. La única ópera representada de esta edición será Carmen de Georges Bizet, que correrá a cargo de la Ópera de Toulouse los días 16, 18 y 20 de agosto. Unos días después, será el Ballet Flamenco de Sara Baras quien revise la trágica historia de amor entre Carmen y el militar de nombre José. A estos dos espectáculos se une la fantasía de Sarasate.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción