Uribe entierra el referéndum y no repetirá las elecciones

El presidente colombiano acata un fallo del Constitucional

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, desistió ayer de convocar un referéndum para que el pueblo decida si se repiten las elecciones de 2006, que ganó con amplia mayoría, después de que la Corte Constitucional ratificara la legalidad de la reforma que permitió su reelección.

La idea, que generó gran incertidumbre institucional, fue una reacción del mandatario a la decisión de la Corte Suprema de Justicia de pedir al Constitucional la revisión de la reforma. La petición era parte de un fallo de la Corte que condenó a la ex congresista Yidis Medina, que confesó haber recibido ofertas de favores políticos a cambio de su voto definitivo para que el Congreso aprobara la reforma que dio vía libre al segundo mandato de Uribe. El pasado 2 de julio, la Corte Constitucional aseguró que no haría ninguna revisión pues ya, en 2005, había avalado el cambio del artículo de la Carta Magna que prohibía la reelección. El ministro de Interior, Fabio Valencia, dijo ayer que la sentencia del Constitucional no deja duda sobre la legitimidad de la reelección de Uribe, por lo que no seguirán adelante con el referéndum.

Protesta ante Nicaragua

Por otra parte, en su primer acto oficial como ministro de Exteriores de Colombia, Jaime Bermúdez envió ayer una nota de "enérgica protesta" al Gobierno de Nicaragua por la pretensión del presidente Daniel Ortega de mediar con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Bermúdez rechazó además el tratamiento de "hermanos" que el mandatario nicaragüense otorga al grupo armado, catalogado como terrorista por EE UU y la UE.

Una eventual gestión de Ortega con las FARC constituiría, dice la nota, "una violación al principio de la no injerencia". La misiva recuerda que resulta "ofensivo" para Colombia el tratamiento de hermandad que Ortega otorga "a un grupo terrorista que comete crímenes de lesa humanidad, incluyendo el secuestro, el reclutamiento de menores, la utilización de minas antipersona y de armas no convencionales de efecto indiscriminado".

A instancias de la guerrilla, Ortega se ha declarado dispuesto a "conversar" "con los hermanos de las FARC para aportar la paz en Colombia, que es el principal factor de inestabilidad en América Latina". Ayer Bermúdez le atajó: "Las verdaderas amenazas para Colombia y la región son el narcotráfico y el terrorismo".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de julio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50