Tres muertos, un mismo patrón

Euskadi vive una semana negra en siniestralidad laboral - El perfil de las víctimas tiene rasgos similares: subcontratados, temporales y extranjeros

Subcontratado, realizando labores para las que a menudo carece de formación y experiencia adecuada, con un grado de temporalidad superior a la media, y en los últimos casos, extranjero. Ese podría ser el perfil de las víctimas de accidentes laborales en Euskadi.

Otro trabajador resultó ayer herido grave en Sestao al electrocutarse

La tasa de accidentes graves y mortales traumáticos es 2,6 veces mayor entre quienes tienen un contrato temporal en comparación con los indefinidos, según el análisis realizado por el sindicato ELA de la memoria de 2007 de Osalan. "Hay una relación íntima entre temporalidad y siniestralidad: un indefinido conoce la empresa y las funciones que debe desempeñar, mientras que un recién llegado que no ha recibido la formación adecuada no sabe qué precauciones tomar", resalta Janire Domínguez, responsable de salud laboral de la central. El resto de los sindicatos, que ni para este asunto logran una unidad de actuación, coinciden en el análisis.

Tres días de esta semana y tres muertos en el tajo. El lunes, el rumano Florian Popa, subcontratado, murió al caerle encima una estructura de encofrado gran tonelaje en las obras del AVE vasco entre Luko y Miñano (Álava). El martes, otro trabajador de 43 años caía a un foso de 15 metros con un dumper. El miércoles, otro trabajador rumano y subcontratado fallecía asfixiado en la arqueta de una empresa. A estas tres víctimas hay que sumar un camionero italiano fallecido in itínere en Zalla el pasado martes.

UGT Euskadi tiene censados 42 accidentes mortales en lo que va de año. En las mismas fechas del pasado ejercicio eran 54, aunque, como recuerda Pilar Collantes, secretaria de Acción Sindical, faltan algunos que deben ser comunicados por la autoridad laboral, previsiblemente las próximas semanas.

El último accidente ocurrió ayer por la mañana en Sestao: un operario sufrió una descarga eléctrica cuando trabajaba, al parecer, subido a un andamio en la calle Sotera de la Mier de dicha la localidad vizcaína. Hasta la llegada de los sanitarios, los agentes de la Ertzaintza trasladados al lugar le practicaron ejercicios de reanimación cardiopulmonar, ya que el trabajador no presentaba pulso. Tuvo que ser trasladado al Hospital de Cruces.

El mismo estudio de ELA señala que el 26,3% de los accidentes graves o mortales se produjo en una subcontrata. En las empresas de construcción, que a menudo llegan hasta un cuarto o quinto nivel de subcontratación, el riesgo de tener un accidente es el doble que en la industria o el sector primario y cuatro veces mayor que en servicios.

"La prevención solo existe en el papel, hay una preocupante falta de coordinación entre la empresa principal y las subcontratadas. La ley obliga a que en estos casos haya acciones preventivas, pero la realidad es que los trabajadores subcontratados ni conocen el puesto que deben desempeñar ni los riesgos que suponen", detalla Jesús Uzkudun, de CC OO Euskadi, quien resalta que suelen ser pequeñas empresas, con pocos medios, las que desempeñan las tareas subcontratadas. El tamaño también influye: el análisis de ELA muestra que la tasa de incidencias en las empresas de menos de 100 trabajadores triplica la de las compañías con más de 500 empleados.

Los sindicatos afirman que la siniestralidad sube entre los trabajadores inmigrantes, en gran parte debido al peso de este colectivo en la construcción -tres de los fallecidos esta semana son extranjeros-. "No es ninguna coincidencia. Los inmigrantes se ven más afectados por los factores estructurales como la precariedad y tienen menos capacidad de respuesta que los trabajadores autóctonos", explica Ibon Zubiela, de LAB.

El secretario general de Confebask, José Guillermo Zubía, hizo ayer un análisis diferente. Aseguró que la siniestralidad disminuye si se mira el índice de siniestralidad, dado que el volumen de trabajadores es cada vez mayor. Zubía pide, en todo caso, una mayor "involucración de los trabajadores y el mundo sindical".

"Es responsabilidad del empleador generar una cultura de seguridad entre sus trabajadores. La patronal es una impresentable al utilizar estos argumentos. Encima pretende culpabilizar a las víctimas", replicó Uzkudun, responsable de Salud Laboral de CC OO.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS