Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Dionisio Aranzadi, ex rector de la Universidad de Deusto

Consolidó durante la transición la institución de los jesuitas

Dionisio Aranzadi asumió la responsabilidad de dirigir la Universidad más emblemática del País Vasco, la Universidad de Deusto, en una de las épocas más difíciles de la historia contemporánea española: la transición a la democracia. Desde entonces, el catedrático emérito ha dedicado toda su vida a la institución que gestiona la Compañía de Jesús, aplicado como sociólogo al estudio del cooperativismo y el liderazgo. Natural del municipio guipuzcoano de Segura y miembro de número de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, histórica institución del siglo XVII, el jesuita murió el pasado 13 de julio.

Doctorado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense en 1975, Aranzadi era también licenciado en Filosofía, Teología, Ciencias Económicas y Sociales. Como académico, el actual rector de la Universidad, Jaime Oraá, destaca su dedicación a los estudios cooperativos y al liderazgo empresarial. "Hace pocos días participó en el tribunal de una tesis doctoral sobre cooperativas", recuerda. Sobre esos temas escribió publicaciones como Cooperativismo industrial como sistema, empresa y experiencia, El arte de ser empresario hoy, En la Escuela de lo Social, El arte de ser líder empresarial o Lo Social y yo.

Aranzadi fue nombrado rector el 5 de septiembre de 1977 y desempeñó el cargo hasta 1986. "Le tocó una época convulsa, pero fue un hombre con visión de futuro. Proyectó la universidad a las nuevas necesidades", destaca Oraá. Tras los primeros años de cambio, a partir del curso 1979-80 se instauró la calma social necesaria para desarrollar los asuntos académicos. En esos meses se aprobó la Ley de Reforma Universitaria con el objetivo de impulsar la diversificación de las universidades y la competencia entre ellas. La norma, que fortalecía y dotaba de autonomía a las universidades públicas, fue entendida por el rector del centro privado como un reto para mejorar la calidad del centro, frente a la recién nacida Universidad del País Vasco, la única pública de la comunidad autónoma.

Con ese objetivo intensificó la participación de la comunidad universitaria a través de los órganos de gobierno y emprendió diversas medidas para estrechar la relación con la sociedad, como la creación del Consejo Social y de los primeros estudios sobre temas europeos y cooperativos. Sensibilizado con la recuperación del euskera tras los años de represión, durante su rectorado se puso en marcha la licenciatura de Filología Vasca, que devolvió la lengua y la literatura en euskera al ámbito académico. Creó también el Instituto de Estudios Vascos y, más adelante, lideró los primeros planes de normalización lingüística como primer vicerrector de Euskera de la Universidad de 1986 a 1996.

Durante su rectorado se consolidaron también las estructuras de la Universidad: se crearon diversos institutos, apostó por los departamentos como elementos clave para renovar las facultades y empezar a gestar la oferta de estudios de tercer ciclo. Además, lideró la ampliación de las infraestructuras del campus de Bilbao, con la construcción de nuevos edificios y el traslado del Rectorado y la Facultad de Teología a sus ubicaciones actuales. El final de su gestión como rector coincidió con el centenario de la Universidad jesuita y con una nueva norma que facilitaba su renovación, los Estatutos Generales de la Universidad ratificados por la Sagrada Congregación para la Educación Católica.

A su etapa como rector le siguieron las de vicerrector de Euskera y del recién creado campus de San Sebastián. En los años noventa dirigió también el Colegio Mayor, el Instituto de Estudios Cooperativos y la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología. En los últimos años, fue vicepostulador de la canonización del beato guipuzcoano Francisco Gárate, quien Aranzadi consideraba "un modelo de talante humanizador". "Esa dedicación muestra su gran bondad", señala el actual rector, quien le recuerda como una persona inquieta y llena de aficiones como recorrer la montaña vasca.

Dionisio Aranzadi.
Dionisio Aranzadi.JESÚS URIARTE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS