Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:CARTA DEL CORRESPONSAL / BOGOTÁ

Un dólar enloquecido

El dólar, en Colombia, está enloquecido, como una montaña rusa. No hay quien entienda lo que está pasando. Esta semana ha perdido 106 pesos en dos días, tras haber escalado, en las seis jornadas anteriores, 240 pesos. El ciudadano de a pie repite lo que dice la prensa: que el dólar se mueve al vaivén de los escándalos y las buenas noticias que han sacudido al país. Subió por los efectos de las peleas del presidente con el legislativo; se vino abajo con la euforia del regreso de Ingrid Betancourt, la candidata presidencial rescatada de las garras de las FARC. A media semana el dólar se cotizó a 1.959 pesos; hace cinco años se esperaba que hubiera llegado ya a los 3.000. Colombia tiene hoy la mayor revaluación en el mundo.

La desaceleración parece preocupar más al Gobierno y al banco central

Un factor decisivo es el ingreso de dólares procedente del narcotráfico

Los exportadores están con los nervios de punta; las ventas al exterior, en su mayoría materias primas y manufacturas, emplean mucha mano de obra. Las pérdidas para el sector agrario han sido cercanas a los 800 millones de dólares. Los floricultores, sector en el que ya se han perdido 18.000 empleos, llegaron a publicar en el diario El Tiempo una página entera de avisos mortuorios anunciando la muerte del negocio.

Algunos, sin embargo, han logrado sobrevivir con los auxilios lanzados por el Gobierno y con el dólar por los suelos han podido comprar maquinaria, modernizarse...

Y están también los miles de colombianos que viven de las remesas enviadas desde lejos por los que trabajan para que la familia salga adelante. Resulta imposible hacer cálculos seguros de cómo repartir lo que llega, mes tras mes, desde el extranjero.

¿De quién es la culpa de este sube y baja, de la abundancia de dólares? Hay una verdadera cacería de brujas para dar con el culpable. Unos culpan al Gobierno por el gasto público desbordado. A finales de junio, el Ejecutivo tuvo en el punto de mira a comisionistas de bolsa y entidades bancarias. Se habló de manipulación del mercado, de transacciones especulativas... Los expertos han reseñado un abanico de razones: el diferencial de las tasas de interés es elevadísimo y están ingresando muchas divisas a cuenta de la inversión extranjera directa. Y el lavado de dólares, incluida la inyección que se da 'bajo la mesa', decisiva en un país que es el mayor productor de cocaína del mundo. El Fiscal General Mario Iguarán ha pedido al Gobierno vigilar los orificios por donde se cuelan estos dineros ilegales. El profesor de Economía de la Universidad Javeriana Álvaro Montenegro le dijo al periódico El Tiempo que existe un factor tácito que está tumbando el dólar: "Estados Unidos ya no persigue el narcotráfico, sino el terrorismo y eso tiene muchos verdes -dólares-, dando vueltas".

El remedio no se ve a corto plazo a pesar de que Gobierno y banco emisor dicen estar dando la batalla; muchos los acusan de estar más preocupados por la desaceleración de la economía que por el dólar. Las predicciones oficiales apuntan que la divisa seguirá bajando durante 11 años. La inflación supera ya el 7%, el desempleo crece... "El efecto Ingrid es una ficción que no va a resolver los problemas de la economía. La gente está contenta, eufórica; pero la economía está en problemas", dijo el analista Alejandro Gaviria, columna semanal en el diario El Espectador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 2008