Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quintana acusa a Elena Salgado de faltar al respeto a los gallegos

El vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, y la ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, volvieron a escenificar un nuevo desencuentro. Si hace algún tiempo las desavenencias vinieron por una cuestión de compromisos en el traspaso de competencias, en este caso el detonante fue una carta de la ministra advirtiendo de la imposibilidad de convocar la comisión bilateral Galicia-Estado para crear una subcomisión que evalúe las infraestructuras.

Quintana tomó la misiva como una falta de respeto a los gallegos y una "vulneración" de las normas democráticas. Sobre todo tras el "hecho histórico" de que las fuerzas políticas gallegas hubieran alcanzado un acuerdo unánime sobre la llegada a Galicia de la Alta Velocidad, el seguimiento a esas infraestructuras y la manera de reclamar al Estado "que cumpla sus compromisos". Ante este acuerdo, el político nacionalista remarcó que si el Estado dice que no a la convocatoria de la comisión bilateral "no se lo dirá ni al BNG ni al PP,ni al PSOE, sino que se lo estará diciendo a Galicia". Con todo, Quintana se mostró esperanzado en que la ministra rectificará "inmediatamente" y accederá a crear la comisión bilateral, "para que el Gobierno pueda explicitar allí sus compromisos". "De lo contrario sería una falta de respeto a los gallegos, tras la unanimidad de todas las fuerzas políticas, incluida la que pertenece la ministra", apostilló.

El presidente del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, secundó en Celanova (Ourense) las críticas de Quintana y animó al presidente de la Xunta a "hacerse valer" ante el Gobierno central, de su mismo color político. "Touriño nos dice una cosa hoy, la ministra lo rectifica mañana y pasado no sabemos lo que pasará", ironizó el líder popular. A raíz de la misiva de Salgado, Feijóo lamentó que el acuerdo de las tres fuerzas gallegas se reduzca a "un despacho" entre el secretario de Estado de Infraestructuras y la conselleira de Política Territorial y se preguntó si al jefe del Ejecutivo autónomo "le toman el pelo" en Madrid o "no se entera de lo que tiene entre manos".

Ante la avalancha de críticas, el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, manifestó ayer su "confianza" en que se constituirá una comisión de seguimiento de las obras del AVE que "aportará tranquilidad en relación con este tema". Después de presidir la inauguración de una planta de biodiésel en Cerceda, Touriño destacó que "hay ya una posición coincidente" de todas las fuerzas políticas gallegas para reclamar la creación de la subcomisión. "Este acuerdo en democracia es sano y positivo para todos", sentenció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de julio de 2008