Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MANUEL CERVERA | Consejero de Sanidad de la Generalitat valenciana

"El modelo Alzira va a seguir creciendo"

Oftalmólogo, igual que su padre y su abuelo, Manuel Cervera, premio extraordinario de Medicina de la promoción de 1986, dirige desde hace un año la sanidad pública valenciana, sus 50.000 trabajadores y sus 1.000 centros.

La carrera política de Manuel Cervera ha sido fulgurante. Por expreso deseo del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y del vicepresidente, Vicente Rambla, sus grandes mentores, en 2003 cambió la consulta de oftalmología del hospital Provincial de Castellón y de La Plana por la dirección general de Calidad y Atención al Paciente. De ahí pasó a ser número dos de la consejería en 2005 y hace un año, consejero de Sanidad.

Cervera defiende el "éxito" del modelo introducido por Rambla de la gestión autónoma de los departamentos de salud, la competencia entre hospitales por atraer pacientes (y, por ello, más fondos) así como la retribución por objetivos a los profesionales, el que denomina "modelo sanitario valenciano" que, sostiene, está mejorando la eficiencia del sistema.

Tenemos un déficit de 1.200 millones por el aumento de población

Denunciar la falta de recursos no es ser victimista, sino decir la verdad

La lista de espera quirúrgica está en un tiempo de entre 44 y 45 días

Quiero que la gente perciba que quien trabaje mejor será más valorado

Pregunta. ¿Se considera más técnico que político? Desde Joaquín Farnós no había un médico al frente del departamento.

Respuesta. La Consejería de Sanidad es un departamento muy técnico. Pero la ciudadanía tiene que saber aspectos políticos, no puramente técnicos. Por ejemplo, que en verano vienen casi 21 millones de turistas cuya atención paga el Gobierno valenciano. O que somos un millón de habitantes más y que ese millón no cuenta en el modelo de financiación estatal. El gasto medio sanitario por ciudadano son 1.100 euros anuales. Multiplíquelo por un millón más de personas y súmelo a 200 millones gastados en atender a turistas nacionales y extranjeros. Total: más de 1.200 millones de euros que nos debería aportar el Estado.

P. ¿No temen desvirtuar su discurso haciendo del victimismo su principal argumento contra el Gobierno?

R. Esto no es ser victimista, es decir, la verdad. Aquí facturamos entre hospitales, ¿por qué no hacerlo entre autonomías? ¿Por qué no se crea un fondo de cohesión nacional que compense gastos? Estamos anclados en un modelo que tiene una población base del año 1999. Y no recibimos compensaciones que sí reciben Andalucía o Cataluña.

P. ¿Cómo afectará a Sanidad el recorte del 25% de inversiones ordenado por el Consell?

R. Dentro de un cuadro generalizado de crisis, nuestro Gobierno quiere hacer la gestión más eficiente. Tenemos el plan de infraestructuras Construyendo Salud que concluye en 2011 y que ha ido creciendo: en 2005 suponía una inversión de 1.100 millones de euros y ya es de 1.400 millones, de los que hay ejecutados casi 700. Había 270 actuaciones previstas y ya hay 329. Las inversiones crecen, no me preocupa. En 2011 estará hecho lo que estaba previsto.

P. ¿Por qué ha habido problemas en la construcción de los hospitales de Gandia y Dénia?

R. En Gandia hubo un problema con un PAI y se solucionó. Esto demuestra que se puede trabajar con cualquier Corporación si hay voluntad de entendimiento. En Dénia influye mucho la situación actual [hay una moción de censura contra la alcaldesa socialista]. Nos ha costado entendernos, se usaba el hospital y los retrasos como arma política.

P. ¿Qué balance hace del modelo Alzira?

P. Funciona, nadie lo discute. Es altamente positivo por su capacidad de gestión. Para la Administración supone una eficiencia de más del 20% respecto a los centros propios: tienen condiciones laborales y capacidad de inversión distinta. Además de Alzira y Torrevieja, pronto estará en Dénia, Manises y Elche. Y seguiremos creciendo en ese modelo.

P. ¿Dónde?

R. Depende del número de habitantes [a partir de 100.000], de si el área de salud en cuestión es capaz de tener un departamento de forma independiente, no puede ser un centro complementario a otro hospital...

P. ¿Aquí encaja el hospital que se tiene que construir en la actual La Fe?

R. Podría ser. También el futuro centro de Torrent o los sociosanitarios previstos en Benidorm o Peñíscola. Lo decidiremos sin ningún tipo de idea predeterminada.

P. Los sociosanitarios nunca se habían planteado.

R. Estamos barajando fórmulas para que hospitales de media y larga estancia sean también concesiones administrativas, centros de gestión privada de la sanidad pública. Usaremos todos los recursos públicos y privados para una sanidad pública sostenible y de referencia.

P. ¿No se plantean fórmulas intermedias en las que tenga más peso la Administración, por ejemplo empresas públicas?

R. Este modelo nos funciona y no nos planteamos cambios. Pero usaremos cualquier estructura que sea eficiente para dar servicio a los ciudadanos.

P. ¿Como cuáles?

R. Hay que ser capaz de movilizar al personal para que pueda trabajar en varios centros o incluso en dos autonomías diferentes, como estamos trabajando en Cataluña. Hay un déficit en diversas especialidades que irá a más.

P. ¿Se privatizará la gestión de servicios dentro de un hospital público?

R. No lo planteamos. Sí por ejemplo, que un radiólogo de Tortosa pueda ver las de Vinaròs y viceversa. Soy partidario de que a los profesionales se les dé la posibilidad de trabajar todo lo que quieran, siendo remunerados de forma justa.

P. ¿Por qué no se hacen públicas las listas de espera?

R. Yo no hago política de listas de espera, ni se debe hacer. Es un problema generalizado. He pedido al ministro un pacto para fijar tiempos máximos de espera en todo el país: tenemos derecho a una sanidad igual en toda España. En todo caso, estoy satisfecho de cómo lo estamos haciendo, con respecto a la media nacional. Estamos en muy buena disposición.

P. El hecho de no ofrecer estos datos transmite una sensación de misterio, de incertidumbre.

R. Igual que hace años no se daban cifras de encuestas de satisfacción o quejas, y ya las damos, iremos publicitando la lista de espera en la medida que lo hagan otras autonomías; que tampoco lo hacen. Hablan de tiempos máximos, de ciertas patologías y especialidades... Los informes independientes nos sitúan entre las autonomías mejor posicionadas. Estamos en una demora media quirúrgica de entre 44 y 45 días.

P. ¿Llegarán a publicarse estos datos para que los pacientes elijan centro en función de esta variable?

R. Los ciudadanos ya tienen esta movilidad, la competencia entre hospitales para atraer pacientes ya está en marcha, gracias al nuevo modelo de funcionamiento, que potenciaremos. En los próximos años quiero que el aspecto variable, la productividad por objetivos, tenga un peso más importante para valorar cada vez más al que trabaja mejor. Quiero que la gente perciba que quien trabaje mejor será mejor valorado.

P. ¿Por qué la sanidad valenciana está a la cola en camas por habitante?

R. Tenemos muy desarrollada la cirugía sin ingreso, que representa una actividad equivalente a dos hospitales. Además, la hospitalización a domicilio es el segundo hospital en número de camas después de La Fe. Por otra parte, no es lo mismo tener camas para cuatro que para cinco millones de habitantes. Estamos construyendo seis nuevos hospitales: 4.000 camas más que subirán la media por encima de la estatal.

P. También estamos en la parte baja en gasto por habitante.

R. Por el déficit de financiación. Somos la autonomía que más destina a Sanidad. Fíjese si somos un modelo de gestión eficiente que con un millón más de habitantes y el déficit de financiación somos referencia en cirugía, trasplantes, informatización... Algo estaremos haciendo bien.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de julio de 2008