Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CASM podría cambiar de emplazamiento y dejar La Rambla

Al hilo de las preocupaciones por el futuro del Centro de Arte Santa Mónica (CASM) expresadas por la Asociación de Artistas Visuales de Cataluña (AAVC), el consejero de Cultura, Joan Manuel Tresserras, confirmó ayer al presidente de la entidad, Ignasi Aballí, que se ha estudiado la posibilidad de que el centro de arte se integre en el KRTU. "El consejero me contó que tanto Vicent Altaió como Ferran Barenblit (directores del KRTU y del CASM, respectivamente) le habían convencido de la incompatibilidad de los dos proyectos", explicó Aballí, que consideró que el traslado puede ser el último recurso frente al cierre del centro.

Barenblit admitió ayer esta posibilidad e insistió en la importancia de que el centro "se desvincule de los vaivenes políticos". El portavoz del Departamento de Cultura admitió que hay conversaciones con el Ayuntamiento de Barcelona para encontrar al CASM una sede alternativa a la que ahora ocupa en La Rambla. Uno de los posibles espacios es el complejo de Can Ricart, pero para convertirlo en un nuevo polo dedicado al arte contemporáneo, la Generalitat tendría que reubicar la Casa de las Lenguas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de julio de 2008