Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENRIQUE ECHEBURUA | Catedrático de Psicología Clínica

"La violencia no es espontánea, ya hay síntomas en el noviazgo"

El catedrático de Psicología Clínica de la Universidad del País Vasco y experto en violencia doméstica, Enrique Echeburua (San Sebastián, 1951), advierte de que, en realidad, sólo llega hasta la sociedad una parte del fenómeno de los malos tratos. "Hay una parte que se resiste a salir a la luz publica porque muchas mujeres tienen miedo y vergüenza de comentar lo que les pasa. Para las que se emparejan voluntariamente con el que después se convierte en su agresor denunciarle supone reconocer el fracaso de la relación".

Según Echeburua, para muchas mujeres la relación de pareja resulta "muy importante" porque va asociada a "su proyecto vital, a la familia. Es mucho más importante que para los hombres". "Cuando empiezan los malos tratos, la mujer no quiere creérselo". Prefiere pensar que se trata de algo transitorio, que si sabe aguantar las circunstancias puede dar la vuelta a la situación. Lo agota todo antes de reconocer que relación ha fracasado. Piensan que, si denuncian, se va a estigmatizar a su ex pareja y ese estigma caerá sobre ella y los hijos de ambos.

"Piensa ingenuamente", añade, "que con ciertas estrategias, como cambiar de casa o tener otro hijo la situación va a variar. Pero es poco probable. El hombre no va evolucionar porque obtiene beneficio con su actitud violenta al doblegar a la mujer".

Echeburua asegura que durante el noviazgo ya hay indicadores que revelan el carácter violento de la pareja. "Lo que ocurre es que la mujer le quita importancia a ciertas señales como celos excesivos, consumo abusivo de alcohol, que su pareja se ponga nerviosa y no pueda controlarse". "La violencia no es espontánea, hay indicadores desde el noviazgo. A veces lo interpretan como pequeños defectos que desaparecerán cuando vivan juntos. Pero eso no cambia", advierte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de julio de 2008