El nuevo escenario económico

La crisis económica elevará la cifra de parados a 2,5 millones en 2009

Corbacho prevé un 11% de tasa de desempleo y rechaza las prejubilaciones

El Gobierno deja obsoletas sus propias previsiones macroeconómicas a una velocidad inusitada. Apenas dos meses después de revisar el crecimiento a la baja y el paro al alza, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, dibujó ayer un panorama más sombrío del mercado de trabajo para el próximo año. La tasa de desempleo estará "más próxima" al 11% que al 10% esperado hasta ahora. Teniendo en cuenta las últimas variaciones, esa cifra supondrá alrededor de 375.000 parados más, lo que elevará este colectivo a 2,5 millones.

La Encuesta de Población Activa -el mejor termómetro del mercado laboral- del primer trimestre de 2008 arrojaba un aumento de 318.100 desempleados más en el último año, que supuso un salto de 1,16 puntos en la tasa, ahora en el 9,63%. Si este indicador escala al 11%, los nuevos parados rondarán los 375.000. Esa proyección implica que la población activa crezca a un ritmo similar al del último año (651.200 personas más), aunque es probable que esta cifra empiece a moderarse como consecuencia de una menor entrada de extranjeros dispuestos a trabajar. También supone que la destrucción de empleo continúe en niveles similares a los del periodo enero-marzo.

Si el ajuste se hace "a la española" lo pagará el empleo, dice Ordóñez
Más información

Corbacho enmarcó esta nueva previsión de desempleo en la rebaja de crecimiento económico que realizó el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el pasado lunes ante el Consejo Económico y Social. Si ya este año la economía va a crecer menos del 2%, es lógico que la previsión de paro también empeore. De cumplirse el augurio de Corbacho, la tasa de desempleo se situará en 2009 en el mismo nivel en que la encontró Zapatero cuando llegó por primera vez a La Moncloa.

Consciente de que las estrecheces económicas impulsan a las empresas a aligerar sus plantillas, el ministro alertó contra las prejubilaciones. Tras admitir que se hagan en sectores en crisis, criticó que se utilicen "como sistema". "Debería estar mal visto", zanjó en un desayuno de trabajo organizado por el Foro de la Nueva Sociedad.

Respecto a la inmigración, Corbacho asumió algo que el Ejecutivo normalmente es reacio a reconocer: "Hay mucha gente en situación irregular". El ministro añadió que las cifras "se están acotando" y rehusó concretarlas, aunque aludió a que el cruce de datos entre el padrón y la estadística de residentes legales arroja un desfase de 700.000 personas.

El Gobierno elaborará nuevas previsiones económicas más ajustadas a la coyuntura el próximo mes, según avanzó ayer el vicepresidente y ministro de Economía, Pedro Solbes. La "sensación" de Solbes es que el producto interior bruto (PIB) puede crecer "por debajo del 2% este año y menos en 2009", según explicó a TVE.

El gobernador del Banco de España, Miguel Fernández Ordóñez, no quiso entrar en cifras sobre el crecimiento de la economía y avanzó que sólo lo dirá en marzo. En su opinión, es razonable que se cambien las previsiones, como hizo este organismo, "cuando los datos varían. Los primeros cálculos se basaban en el petróleo a 90 dólares. Si ahora está a 137 dólares, habrá que modificar las previsiones", advirtió.

Ordóñez recordó al Gobierno que subvencionar la gasolina o la electricidad para que no afecte a los bolsillos de la gente "puede terminar generando mayores tensiones inflacionistas y afectar negativamente a la creación de empleo, lo que tendería a intensificar y prolongar el ajuste". En su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso, aseguró que la economía "no afronta un escenario de recesión", pero el ajuste puede ser "largo y costoso" si no hay austeridad presupuestaria, diálogo social, liberalización de la economía y del mercado laboral. Ordóñez insistió, ante las preguntas de los diputados, en "que puede haber ajustes con costes enormes" si no se sigue el guión que ha establecido. Si el ajuste "se afronta a la española, lo pagará el empleo, lo que supondrá más retraso en la recuperación y enormes costes sociales".

Las principales críticas al Ejecutivo procedieron del Partido Popular. Su presidente, Mariano Rajoy, exigió a Zapatero "responsabilidades" por su "inacción" en materia económica y consideró "muy malo" que el paro pueda aumentar hasta el 11%.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción