Ferroatlántica se enfrenta a una multa de 600.000 euros

"Quien comete infracciones, las paga". Con esta advertencia confirmó ayer el conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, la pretensión de su departamento de imponer la mayor multa posible a Ferroatlántica por el desastre ecológico ocurrido en noviembre de 2007 en el embalse de Fervenza que, al quedarse prácticamente vacío, provocó la muerte de miles de peces. Medio Ambiente tramita un expediente sancionador que supondría el pago de 600.000 euros para la empresa del industrial Juan Villar Mir, que tiene el aprovechamiento hidrológico del río Xallas en el que está esa presa de A Costa da Morte.

En el plano judicial, siguen abiertas diligencias en el Juzgado de Corcubión en las que están imputados dos altos cargos de Augas de Galicia, el organismo dependiente de Medio Ambiente, y dos responsables de Ferrolatlántica. Pero en el plano administrativo, la consellería vierte toda la responsabilidad en la empresa a la que acusa de haber vaciado el embalse, en plena sequía, para generar más energía eléctrica en otras presas del río. Ferroatlántica aún está en plazo para recurrir esa sanción.

Protesta inoportuna

"Cuando se infringe una normativa y se consigue un beneficio por ello, se pone una sanción igual o superior a dicho beneficio, lo que demuestra que trabajamos con transparencia y claridad", aseguró ayer en A Coruña Manuel Vázquez. Fue tras la inauguración de la exposición sobre el proceso que la Xunta tiene con la Sociedade Galega de Residuos Industriais (Sogarisa) para tratar y reciclar los restos del Prestige. Un "complicado y laborioso" trabajo que "no va lento en absoluto", afirmó el conselleiro al destacar la tecnología "novedosa a nivel mundial" que se emplea en este proceso cuyo objetivo final es dar "una nueva vida útil" a todos los materiales que se recuperaron del mar tras la catástrofe.

El responsable gallego de Medio Ambiente también minimizó la manifestación del pasado sábado en defensa de la contaminada ría de A Coruña. Una protesta "inoportuna" a la que "fue quien fue", dijo. "A defender la ría estamos todos, pero desde hace poco tiempo porque hasta ahora no había proyectos en marcha, ni análisis de los procesos" contaminantes, consideró el conselleiro al insistir en que antes de finalizar este año estarán adjudicadas y licitadas todas las actuaciones para acabar con "prácticamente todos los puntos de vertidos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 23 de junio de 2008.