Reportaje:FESTIVAL INTERNACIONAL DE MÚSICA DE GRANADA

Elegancia en el mensaje

El pasado sábado, el festival de Granada estrenó un concierto a partir de la serie de grabados sobre los desastres de la guerra de Goya, convocando para la ocasión al gran músico Uri Caine, con su fabuloso grupo, a la cantaora Carmen Linares, con sus acompañantes de guitarra flamenca y percusión, y a la cantante de jazz Celia Mur.

Con textos de José Ramón Ripoll, imágenes documentales de Gervasio Iglesias y coordinación escénica de María Ruiz, el experimento podía ser transgresor o quedarse en gaseosa. Lo curioso es que funcionó en un clima de creatividad natural, con una compenetración fluida de unos artistas que parecía que llevaban tocando juntos desde hace muchos años. Primero cada uno de ellos fijó sus posiciones y luego fueron integrando sus estéticas en correspondencia con unas imágenes de fondo que no se limitaban a las del visionario Goya, sino que se continuaban con las guerras que no cesan y la crueldad que no desfallece, en Irán o en Guantánamo, qué más da. Caine hizo una recreación de la marcha fúnebre de la Tercera de Beethoven de las que cortan la respiración. Carmen Linares cantó por peteneras, tonás, seguiriyas y tarantos con la hondura que da el paso del tiempo. Celia Mur aportó con elegancia el contrapunto del mensaje. Fue un espectáculo sugerente, valiente, que puso al público en pie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de junio de 2008.

Lo más visto en...

Top 50