Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La Guardia Civil se 'corona' en NYC

Dos agentes, premiados por perseguir y atrapar a un ladrón en Manhattan

Kike y Dani están unidos por dos instituciones casi sagradas: la familia (son hermanos) y la Guardia Civil. Estos dos hombres, robustos como toros y con un desparpajo que asusta, han vivido la aventura con la que sueña todo servidor de la ley con una pizca de intrepidez: perseguir y atrapar a uno de los malos en la capital de las historias policiacas, Manhattan. Y darse el "gustazo", además, de hacerlo al grito de "¡Alto a la Guardia Civil!". Los neoyorquinos no entendieron nada.

Los agentes se quedaron "flipados" hace unas semanas, cuando su madre decidió regalarles (y regalarse) un viaje a la Gran Manzana. El último día, dividieron los planes: por la mañana, paseo con una patrulla del servicio marítimo -no pierden el espíritu de policía ni en vacaciones- y por la tarde, de compras por el centro. Su instinto les llevó a fijar la mirada en un hombre que abandonaba a toda prisa un centro comercial, mientras miraba a uno y otro lado. Tras él, los gritos de auxilio: "¡Police, police!"

Émulos temerarios de Cástor y Pólux, los hermanos no lo pensaron dos veces y salieron tras él. Con cautela -"creíamos que llevaba una pistola y que podía dispararnos en cualquier momento", subraya Kike- le persiguieron a la carrera, usando los coches como parapetos. Igualito que en las películas. Kike le atrapó a la altura del Madison Square Garden. "Me abalancé sobre él, le hice un barrido y le estampé contra un macetero", relata.

El hombre, de origen mexicano, opuso una fuerte resistencia a la detención porque, aunque entendía el idioma, aquello de "alto a la Guardia Civil" le sonaba a chino. "Ustedes no tienen jurisdicción aquí, cabrones", les soltó con el acento propio de su país. Pero Kike, ni caso. Entre golpes y patadas, logró atarle las manos a la espalda con unos grilletes de lazo de un solo uso. "Siempre los llevo conmigo", explica.

En el fulgor de la batalla, Kike casi olvidó que se hallaba en Nueva York y que le rodeaba una masa de gente; algunos grababan la escena con el móvil. Dani, más prudente, se lo hizo notar. Y mientras, la madre, "abandonada a su suerte" en la calle 34, pensando que sus hijos habían visto "a algún famoso" y por eso salieron escopeteados. Pero no. Habían atrapado a un peligroso delincuente que acababa de cometer un robo con violencia e intimidación y al que, además, la policía buscaba con ahínco.

No tardó en llegar junto al mítico estadio de los Knicks un oficial del New York Police Department (NYPD). Kike y Dani se explicaron como pudieron. Se identificaron como policías -"we are civil guards, les dijimos"- hasta que un colega, también hispano, aclaró las cosas.

A las pocas horas, madre e hijos debían volar de regreso a España. La policía no les puso ningún impedimento: les tomaron los datos y quedaron en ponerse en contacto con ellos para aclarar los detalles. Ahora, el NYPD ha decidido enviar a los aguerridos guardias civiles una felicitación, en agradecimiento a su colaboración. Como se dice en el argot policial, Kike y Dani se han coronado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de junio de 2008