El cerebro de los hombres gays se parece al femenino

Investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo han hallado algunos parecidos estructurales entre el cerebro de los hombres gays y el de las mujeres heterosexuales. A la inversa, también hay similitudes entre el cerebro de las lesbianas y el de los hombres heterosexuales. El trabajo, firmado por los neurobiólogos Ivanka Savic y Per Lindström, aparece hoy en PNAS (edición digital).

Los científicos han examinado a 50 heterosexuales (25 hombres y 25 mujeres) y 40 homosexuales (20 hombres y 20 mujeres), todos en torno a los 30 años, usando las dos principales técnicas para visualizar el cerebro en vivo: la resonancia magnética y el escáner PET. El resultado es que los hombres heterosexuales y las mujeres lesbianas tienen un cerebro ligeramente asimétrico -con el hemisferio derecho algo mayor que el izquierdo-, mientras que los hombres gays y las mujeres heterosexuales lo tienen simétrico.

Varones 'hetero' y mujeres lesbianas tienen un órgano más asimétrico

Además, Savic y Lindström han examinado en sus voluntarios la amígdala cerebral (nada que ver con las amígdalas de la garganta), una estructura situada en el centro del cerebro y esencial para el aprendizaje emocional. También aquí, las conexiones neuronales que establece la amígdala son similares en los hombres heterosexuales y las lesbianas, por un lado, y en los hombres gays y las mujeres heterosexuales por otro.

"Los resultados no pueden ser atribuidos primariamente a efectos de aprendizaje", afirman los científicos suecos, "y sugieren un nexo con entidades neurobiológicas". Los datos son estadísticamente significativos, pero meramente estructurales: los investigadores no pueden interpretar sus consecuencias para la función del cerebro.

Uno de los mecanismos más discutidos sobre el origen de la orientación sexual es la exposición a las hormonas sexuales durante el desarrollo del feto: la homosexualidad masculina se ha asociado a una baja exposición prenatal a la testosterona, y la homosexualidad femenina a un exceso de la misma hormona. "Una observación interesante", señalan los autores, "es que los macacos macho tienen más receptores de testosterona en el hemisferio derecho que en el izquierdo, mientras que la distribución es simétrica en las hembras". También se ha demostrado en ratas que la exposición prenatal a la testosterona es la causa de la asimetría cerebral típica de los machos.

"Nuestro estudio no permite precisar las posibles explicaciones", reconocen Savic y Lindström, "que probablemente son multifactoriales, incluyendo la interacción entre los niveles prenatales y posnatales de testosterona y estrógenos, los receptores cerebrales de estas hormonas y otros factores".

"Los resultados no pueden atribuirse fácilmente a la percepción o el comportamiento", concluyen los científicos, "y estimulan investigaciones más extensas, con grupos mayores de individuos, para una comprensión mejor de la neurobiología de la homosexualidad". Y de la heterosexualidad, cabría añadir.

Variaciones en la amígdala cerebral según la orientación sexual.
Variaciones en la amígdala cerebral según la orientación sexual.PNAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS