Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Internet

Un duro rival para Microsoft

La nueva versión del navegador Firefox espera batir hoy el récord de descargas

Aunque Linux crezca sigue siendo un territorio ignoto para la mayor parte de los usuarios de PC, que se mantienen fieles a Windows. Sin embargo, otro de los grandes productos de Microsoft, Internet Explorer, lleva años siendo desafiado con un creciente éxito. Su más enconado rival, Firefox, el navegador creado bajo los parámetros del software libre y de distribución gratuita, lanza hoy su tercera versión.

El 20% de los internautas utiliza alguna versión de este programa

Las estimaciones apuntan a que el 20% de las personas que navegan por Internet emplean este programa en alguna de sus versiones previas, que superaron los 250 millones de descargas. Para este Firefox 3, los responsables del navegador -el consejo directivo de la Fundación Mozilla que preside la abogada Mitchell Baker- han anunciado su deseo de conseguir un récord mundial de descargas en un solo día.

Firefox se crea a partir de los comentarios y experiencias que aportan miles de personas en todo el mundo. Son ellos los que prueban las sucesivas versiones, traducen o, en los casos más implicados, escriben líneas de código para el programa. El proyecto nació en 1998, cuando el navegador Netscape, el tradicional rival de Explorer, liberó su código fuente, una rendición tácita. Los seguidores de Netscape se unieron bajo el nombre de la mascota de la empresa, el dinosaurio Mozilla, para seguir la lucha contra Explorer.

A diferencia de lo que ocurre con Linux, la instalación de Firefox en cualquier ordenador es sencilla para un usuario por básicos que sean sus conocimientos. La interactividad del programa con aliados como Google facilita ciertas aplicaciones de interés, como el Gspace: un disco duro virtual en el que se pueden almacenar ficheros en una cuenta de Gmail, y luego disponer de ellos desde cualquier otro ordenador.

Según la Fundación Mozilla, el Firefox 3 reúne 17.000 nuevas características. Cinco mil extensiones "optativas" disponibles sirven de complemento, haciendo posible desde escuchar la radio hasta abrir el propio Internet Explorer en una pestaña.

La mayor parte de las páginas webs son hoy compatibles con los distintos navegadores, aunque lo cierto es que existe una minoría -en muchos casos, de empresas u oficiales- que sólo se visualizan correctamente con Explorer. En todo caso, eso no ha impedido que organismos como la Universidad de Yale hayan hecho oficial su migración.

Naturalmente, también tiene críticos. Desde Microsoft se ha restado importancia a su difusión; Bill Gates reconoció haber arrancado el navegador en alguna ocasión, pero luego afirmó desdeñoso que "la gente descarga muchas cosas gratis, pero luego no las usa". En un plano más técnico, generalmente las quejas son contra un mayor consumo de recursos de la memoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 2008