Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída de los precios agrarios no llega al consumidor final

El pan y la leche mantienen subidas de hasta el 23%

La subida de los precios en origen se suele repercutir automáticamente en los precios finales que paga el consumidor. Por el contrario, en épocas de bajadas de los mismos, las subidas anteriores han tendido a consolidarse en los niveles adquiridos, con fuertes resistencias a los recortes. Esto es lo que está sucediendo en la actualidad con dos productos de primera necesidad que fueron protagonistas de los incrementos de precios en los últimos meses: el pan y la leche.

En el pan, según un informe elaborado por la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), la subida de los precios del trigo desde 185 euros por tonelada en el mes de junio de 2007 a los 283 euros por tonelada el pasado mes de marzo, supuso elevar el precio del pan el último año desde 3,53 euros el kilo a 4,12 euros el kilo, con un incremento del 17%. La subida real al consumidor fue muy superior. Con la bajada de los precios del trigo panificable a 265 euros por tonelada el pasado mes de mayo, los precios del pan se mantienen sin embargo en los mismos niveles, de 4,12 euros el kilo.

Para la organización agraria, si se hubiera aplicado justamente la subida de los precios del trigo, los precios del pan habrían pasado solamente de 3,53 en junio de 2007 a 3,72 euros el kilo en el momento más caro. En la actualidad, el precio del kilo de pan debería ser de 3,68 euros. Para determinar este precio, la UPA ha considerado que el trigo supone el 10% de los costes del pan.

En el caso de la leche, la evolución registrada por los precios es similar. El consumidor no se beneficia de los descensos de precios en origen. La subida de los precios de la leche en origen supuso pasar de 0,328 euros el litro en junio de 2007, a casi 0,469 euros litro en diciembre pasado. Este incremento significó para el consumidor elevar los precios desde una media de 0,78 euros litro hasta los 0,97 euros. Un incremento del 23%. Hoy, con los precios en origen a 0,37 euros litro, los precios al consumidor han bajado solamente de 0,97 a 0,96 euros litro.

La UPA considera que los precios al consumidor deberían haber pasado sólo de 0,78 euros litro en junio de 2007 a 0,92 euros litro en el momento más caro, en diciembre. En la actualidad, deberían haber bajado ya a 0,82 euros litro.

Los datos son contundentes. En medios industriales se admite que no se ha repercutido toda la bajada en origen al consumidor. En su lugar, afirman, se han desarrollado algunas campañas de ofertas con el objetivo de vender más ante la caída en la demanda de leches con marca, frente a la expansión de marcas baratas de la distribución.

En lo que afecta a otros productos de consumo, el informe de la UPA estima que sí se ha repercutido la bajada de precios en origen en las pastas. En lo que afecta al sector agrario como consumidor, a su vez, de productos industriales, el problema de la última campaña ha sido el incremento de los precios de los piensos en un 40% de media.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de junio de 2008