Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera gran protesta ante la crisis

Los efectos de la huelga se ceban en el sector agroalimentario

La sombra de la huelga del transporte se proyecta a lo largo y ancho de la geografía productiva. Con todo, unos sectores registran mayores problemas que otros.

- Sector agroalimentario. Las granjas están sufriendo serias dificultades por la falta de suministro de piensos y la imposibilidad de dar salida a los animales que producen. Ayer murieron "millones de pollos" de un día de vida en varias granjas, según explicó el presidente de Fedacova, Federico Félix, quien criticó que no se pudieron ni llevar sus cadáveres al crematorio. También Helados Alacant acordó con sus trabajadores parar la producción ayer, hoy y mañana por falta de hidrógeno, según CC OO. El sindicato explicó también que la empresa hortofrutícola Bonysa acordó unilateralmente el cierre del almacén. La decisión afecta a 500 trabajadores y el sindicato anunció que estudiará medidas ante esta decisión.

- Agricultura. Las cooperativas agrarias valencianas cuantificaron ayer las pérdidas diarias en torno a los dos millones de euros, por lo que ayer los daños causados por la huelga ascendían a seis millones.

- Sector del metal. Muchas empresas del sector del metal tienen dificultades para poder realizar su trabajo, sobre todo en la zona próxima a la factoría Ford, indicó ayer Vicente Lafuente, presidente de Femeval, quien explicó que el sector vive la huelga "con indignación y preocupación". También las empresas de suministros de estructuras metálicas y andamios para obras están sufriendo los efectos.

- Construcción. En el sector de la construcción solo se ven afectadas las obras que se encuentran en la fase de remover tierras o cimentación, según manifestó ayer Eloy Durá, presidente de Fevec, la patronal de los constructores valencianos.

- Turismo. En Benidorm la huelga está afectando a su principal recurso, las playas. La regeneración de la playa de Levante que acomete el Ministerio de Medio Ambiente se ha paralizado al negarse los transportistas a llevar los áridos. La otra gran playa, Poniente, se encuentra inutilizada en gran parte por las obras del nuevo paseo marítimo.

- Puertos. El puerto de Valencia, en el que al día se mueven unos 5.000 camiones, 3.900 de ellos dedicados a la carga y descarga de contenedores, ofrecía ayer una imagen de inactividad absoluta. Por el momento, no se ha cancelado ninguna escala en sus distintos muelles de los buques y el puerto dispone de una capacidad para mantener el ritmo, como mucho, una semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de junio de 2008