_
_
_
_
_
Análisis:EL ACENTO
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

El ácido estrella

Habrá que rendirse a la evidencia: el ácido bórico se ha convertido en un ácido estrella. Se trata de una carrera meteórica que comenzó por los empleos más humildes y que, en poco más de dos años, ha llegado a las cimas más altas, después de ocupar primeras páginas e infinidad de emisiones radiofónicas. Este ácido del que hoy se habla en la Audiencia de Madrid es el mismo que ayer sólo servía para combatir el olor de pies o matar cucarachas. Son destinos, sin duda, respetables, pero que

no se pueden comparar con el aire de distinguido misterio que envuelve su actual notoriedad, y que ha permitido, nada menos, que descubrir que la doctrina Atutxa, según la cual la acusación particular es suficiente para abrir un proceso, es contradictoria con la doctrina Botín, que sostiene lo contrario. No conviene fijarse sólo en los grandes nombres de la política o las finanzas, sino también en el del ácido, ayer humilde y hoy encumbrado, que ha permitido traerlos a colación.

Más información
El fiscal pide la absolución de los cuatro acusados el caso del ácido bórico
Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La razón del fulgurante éxito del ácido bórico no es otra que la casualidad, como les pasa a tantas otras estrellas del firmamento mediático. Se trata de estar en el lugar adecuado y en el momento oportuno, una coincidencia a la que no se le puede discutir el mérito. Su suerte podía haber sido, por ejemplo, la de una pasta de dientes o la de un fijador de pelo, incluso la de una loción para después del afeitado o, por qué no, la de alguna salsa de cocina. Pero no, a cada cual lo que es suyo:

el ácido bórico fue

el único producto que apareció en la casa de un okupa, en la de un etarra y en la de un terrorista del 11-M.

A muchos les parecerá que esta coincidencia sólo demuestra que los okupas y los terroristas, sean del signo que sean, no están libres de problemas corrientes, como padecer mal olor de pies o tener cucarachas en sus casas y escondites. Pero no se debe desalentar la creatividad ni la inventiva, sino que conviene estimularla para que vuele sin trabas e invitarla a llegar tan lejos como sea capaz para ampliar nuestra capacidad de asombro. Si acaso, sólo cabría recordarle un detalle seguramente anodino, y es que, hasta donde se sabe, el ácido bórico

no explota.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_