Reportaje:

El primer día de Universidad

22.600 estudiantes comenzaron ayer los exámenes de Selectividad - A pesar del caos circulatorio, ningún alumno faltó a los exámenes, según los centros

Por la escalinata de la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) bajaba ayer, bastante compungida, Elena López, de 18 años. "Me ha ido mazo de mal. He sacado un tres, si llega. Ha sido mazo de chungo", se lamentaba con sus amigos, que le respondían en el mismo idioma: "Sí, sí. Mazo". Acto seguido reconocía que no se había puesto con lengua hasta el lunes. Todas sus esperanzas están en el examen de matemáticas, del jueves.

Un total de 22.600 estudiantes se enfrentaron ayer al primer día de Selectividad en la región. Ninguno faltó a clase por causa de la huelga de transportes, según confirmaron en las seis universidades públicas de Madrid.

A los alumnos aún les quedan las pruebas de hoy y mañana. Si todos aprobaran, apenas llenarían la mitad de las 47.191 plazas públicas ofertadas en la región. "Hay que tener en cuenta que a Madrid vienen estudiantes de toda España y que aún faltan los alumnos que se presenten en septiembre", explicó ayer la vicerrectora de la Complutense, Margarita Barañano. Este curso, el 13,5% de las plazas quedó vacante.

En Lengua y Literatura tocó un texto de Umbral y la poesía de posguerra

Más información

A las 9.30, los estudiantes esperaban nerviosos para entrar en el aula. "¿María González?", gritaba el profesor. Y un escalofrío recorría la fila de jóvenes, que estaban ya con la risa floja, atentos a escuchar su nombre en voz alta. Una vez dentro, cinco controladores vigilaban a los alumnos en la prueba. Tuvieron que elegir entre el romanticismo, en la opción A, o la poesía de posguerra, en la B. Los comentarios de texto fueron un fragmento de Mortal y rosa, de Francisco Umbral, o bien uno sobre la onomatopeya, de Antonio Gallego. De las ocho personas con las que habló EL PAÍS, la mitad aseguró que quiere estudiar psicología. Como Miriam Sánchez, de 17 años: "Si no saco un cuatro, me muero". Es la nota mínima necesaria para que le hagan media. De bachillerato, Miriam lleva un 6,5. Con el cuatro, en principio, ya podría entrar, porque la nota de corte sale un 60% del expediente académico del estudiante y un 40% de la Selectividad, y Psicología no suele requerir mucha nota.

Las carreras más demandadas son las sanitarias, como Medicina. Para entrar este curso había que ser más que notable, con un 8,6.

"No tengo ni idea de qué estudiar. Algo de ciencias, pero primero tendré que aprobar", bromeaba ayer Roberto Martín, de 17 años, a la salida del primer examen.

Al joven aún le quedan dos días más de penar con los exámenes. Luego será el turno de unos 400 correctores, que tendrán hasta el viernes 20 de junio para examinar como máximo 200 pruebas. Por esta tarea cobran un plus de 1.000 euros, según explicó el vicerrector de la Complutense, Manuel Rodríguez.

Las notas estarán a partir del lunes 23 de junio colgadas en Internet, en las páginas de cada universidad. En los tres días siguientes, los alumnos podrán pedir la revisión de las pruebas si no están conformes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 10 de junio de 2008.

Lo más visto en...

Top 50