Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a siete personas en un barrio de Tokio

"Estoy harto del mundo, cualquiera me valía", dijo el agresor después de que la policía le arrebatara el cuchillo

Un hombre llamado Tomohiro Kato, de 25 años, que decía estar cansado de la vida, se lanzó ayer a las calles del barrio de Akihabara de Tokio, donde se concentran las tiendas de electrónica, armado con un cuchillo. Mató a siete personas e hirió a una docena, según la policía. El hombre embistió primero a la multitud con una camioneta alquilada, después se bajó y comenzó a acuchillar al azar a los que le salían al paso. Era la hora del almuerzo, las 12.30 (las 5.30 en la España peninsular).

"Vine a Akihabara a matar gente. Estoy harto del mundo. Cualquiera me valía", declaró a la policía tras ser detenido, según informó la agencia Kyodo.

La zona del crimen es una calle muy popular, llena de tiendas de electrónica

"El hombre saltó encima de una de las personas que había atropellado y le acuchilló muchas veces", declaró un testigo de 19 años a la misma agencia.

El atacante no dejó de gritar mientras se movía armado con el cuchillo. Sus manos y su ropa estaban manchadas de sangre. La gente presa del pánico corría de un lado a otro. La confusión era enorme en una calle habitualmente abarrotada de consumidores locales y turistas en busca de una ganga en productos electrónicos, videojuegos y cómics, según informó la cadena de televisión japonesa NHK.

Todo terminó cuando un policía que se encontraba en la garita de una comisaría próxima a este barrio del norte de Tokio se dio cuenta de lo que pasaba. Primero trató de reducirle a golpes, pero al no lograrlo sacó una pistola. Las cadenas de televisión japonesas mostraron imágenes en las que se veía a Kato reducido por numerosos policías. Había sangre por todas partes. "Da miedo pensar que vengo aquí todos los días", declaró otra persona a la televisión.

La zona fue acordonada después de la detención para evacuar a los heridos y recoger las pruebas. Médicos y enfermeros realizaron las primeras curas en el lugar delante de las cámaras de televisión. Quince ambulancias acudieron al lugar.

Aunque los crímenes con violencia son relativamente escasos en Japón, sobre todo si se comparan con otros países, se han dado algunos casos ocasionales recientemente. Este año se han producido varios sucesos similares. En enero, un joven de 16 años atacó con cuchillos de cocina a cinco personas, hiriendo a dos de ellas, en una calle comercial de Shinagawa (Tokio). Lo ocurrido ayer se produce en el séptimo aniversario de una matanza en un colegio, cuando un enfermo mental mató a ocho niños. Fue un crimen que conmocionó a Japón y borró la imagen idílica de un país libre de violencia, aparte de la cometidas por la Yakuza (mafia).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de junio de 2008