Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Algarrobico pide ayuda a la Junta ante Medio Ambiente

La empresa dice estar "en sintonía" con los planes del Ejecutivo andaluz

La empresa Azata del Sol, que promueve el hotel paralizado en el paraje El Algarrobico de Carboneras (Almería), ha pedido al Gobierno central y a la Junta de Andalucía que reconsideren la demolición del inmueble porque el proyecto "está en sintonía" con el paquete de medidas destinadas a dinamizar la economía que la Junta de Andalucía adoptó el martes pasado en el consejo de Gobierno celebrado en Almería. El portavoz de Azata, Antonio Baena, reconoció ayer en un comunicado que la compañía ha remitido un escrito al Gobierno andaluz en el que pide que interceda ante el Ministerio de Medio Ambiente y se ofrece a llegar a un acuerdo lo antes posible para reactivar el proyecto turístico situado en Carboneras.

Azata quiere evitar la expropiación selectiva del hotel de Carboneras

Baena precisó que su ofrecimiento implica la renuncia del Ministerio a realizar la expropiación selectiva del hotel y su posterior derribo, así como la renuncia de la Junta de Andalucía a ejercer el derecho de retracto sobre la compraventa de los terrenos que se realizó en su día.

En ese sentido, fuentes de la Consejería de Medio Ambiente indicaron ayer que la Junta "está a la espera" de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) se pronuncie sobre el derecho de retracto ejercido por el Gobierno andaluz y que Azata del Sol recurrió ante el alto tribunal.

Desde la Consejería se insistió en que es el Ministerio "el que lleva las negociaciones sobre el precio del hotel" y que, por tanto, no es competencia directa de la Junta "retomar o no" las negociaciones. Para Azata del Sol, ambas renuncias -la de la Junta y la del Ministerio- dejaría sin efecto los recursos contencioso-administrativos que la promotora tiene interpuestos ante los tribunales de justicia contra ambas actuaciones.

En una carta remitida al Gobierno andaluz, Azata detalló los diez "efectos positivos" que tendría sobre la economía la conclusión de las obras del hotel. Entre ellos, la compañía defiende el efecto movilizador que tendría sobre la inversión privada, la racionalización del gasto público, la desaparición de la "sumamente negativa" imagen del hotel paralizado o la creación de cientos de puestos de trabajo directos e indirectos, entre otras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de junio de 2008