Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cisma en el baloncesto a dos meses de los Juegos

El campeón mundial, a la calle

Sáez echa a Pepu por "dejación de funciones y utilizar a la federación para sacar un beneficio económico" - "No cree en los derechos de las personas", dice el ex seleccionador del presidente

Se marchó en un Audi Q7 blanco a las 12.05. El adalid, según su propia expresión, del ba-lon-ces-to, Pepu Hernández, había dejado de ser en cinco minutos el seleccionador español. No necesitó más José Luis Sáez, el presidente de la federación (FEB), para explicarle los motivos. Se los leyó: "Por incumplir compromisos contractuales, faltar al respeto a la FEB y crear condiciones de trabajo poco propicias". Pepu respondió que queda a disposición de Ángel Palmi, el director deportivo. "Buenas tardes", dijo. Y se marchó. España se queda sin técnico a dos meses de los Juegos Olímpicos de Pekín. La federación negocia con varios.

Convocado a las 12.00, Pepu llegó a la sede federativa media hora antes. En la reunión, poco dijo. "No pude comentar nada. Me despidieron sin darme razones. Ahora empezarán a construirlas", declaró antes de montar en el coche y desvanecerse entre el tráfico madrileño con el orgullo de haber llevado a España al oro mundial en 2006 y a la plata europea en 2007.

Sáez: "Despreció a los patrocinadores. Que trabaje para quien le paga"

Pepu: "Es sencillo: no le caigo bien y no ha podido ser profesional conmigo"

Sáez citó a Pepu tras haberle acusado éste el pasado miércoles de "perseguirle" y de filtrar posibles negociaciones suyas con clubes como el Unicaja o el Tau. "Son imputaciones gravísimas. Quiero tomarme tiempo para reflexionar", manifestó a este periódico. Pero su decisión ya estaba tomada.

Tras anunciar a Pepu su destitución, Sáez bajó con sus directivos al Chesar, un bar cercano, para templar los ánimos. Sin ocultar un rostro serio, tomó dos descafeinados y agua. Junto a él, Palmi entraba y salía con el móvil echando humo.

El divorcio entre Sáez y Pepu lo han ido revelando ambos progresivamente. "Me acostumbré a leer en la prensa lo que no se me decía en persona", dijo ayer Pepu, que dirigía a la selección desde 2006. "Leí cosas duras. Fui atacado. Y algunos me impidieron realizar mi labor", admitía consciente de que ya no podrá completar su "ciclo" en Pekín. "En ninguna empresa se habría aguantado lo que yo aguanté de él", respondió después Sáez.

El presidente sacó las acusaciones. Primer agravio: que Pepu dijera que sólo tenía exclusividad "técnica" con la FEB. "Si habla de baloncesto, debe autorizarlo la federación. Nos ha utilizado para sacar un beneficio económico", contradijo Sáez a Pepu cuando éste afirmó el miércoles que sus conferencias ayudan a desarrollar el baloncesto y atraer patrocinios.

Sáez mostró un libro escrito por Pepu, Entrenar el éxito, con una dedicatoria interior: "Para los clientes de Caixa Geral, por confiar en un equipo ganador". Segundo agravio: las charlas de Pepu con la entidad hispano-portuguesa -incluida la de Sevilla, que le impidió ir el 25 de mayo a la reunión con la FEB, desatando la ira federativa- suponen "usar el nombre de la selección en beneficio propio". Y, según Sáez, un perjuicio para Caja Madrid, patrocinadora de la FEB: "Habla de ba-lon-ces-to... Pues que lo haga trabajando para quien le paga. Y, si pido informes anuales, espero más de una hoja".

Junto a un panel que rezaba: Diez años de éxitos, 36 medallas en la última década, Sáez defendió su gestión -"encabezamos la clasificación internacional masculina y la femenina"- y pasó al tercer agravio: el ex técnico de Estudiantes aseguró que en el Eurobasket no hubo roces entre ellos por las distracciones a los jugadores con actos publicitarios, a los que llamó saraos. "¿Qué son saraos?", se preguntó Sáez. "¿Una visita al presidente de la Junta andaluza? ¿O a Central Lechera Asturiana? Eso no son saraos precisamente", especificó; "ha habido una dejación de funciones y un desprecio a los patrocinadores".

Y en cuanto a los mensajes a través de los medios, "¿qué es acción y qué reacción?", planteó Sáez cual profesor de física. "Yo no empecé las filtraciones. Quien envía una nota a los medios en la final four [Euroliga] es él", recordó del 2 de mayo, cuando Pepu le anunció su marcha tras los Juegos; "después tiramos adelante".

"Este presidente no cree en los derechos de las personas", replicó Pepu; "es sencillo: no le caigo bien y no ha podido ser profesional conmigo. Estoy triste porque pensaba cumplir mi compromiso hasta los Juegos".

La tarea de la FEB es buscarle sustituto "cuanto antes; si puede ser, esta tarde [la de ayer]", dijo Sáez apremiado por los 66 días que restan para los Juegos; "español o extranjero, tendrá experiencia en nuestro baloncesto". De momento, ya no es candidato Luis Casimiro, que ayer firmó por dos años con Estudiantes.

La fama de Pepu Hernández no ha parado de subir en el último año (lalistaWIP)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de junio de 2008