Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Cisma en el baloncesto a dos meses de los Juegos

"Es decidir entre dos hermanos"

Los jugadores se mantienen al margen por su buena relación con Pepu y la federación

La noticia de la destitución de Pepu Hernández llegó ayer a los oídos de Pau Gasol durante su entrenamiento con los Lakers poco antes de coger el vuelo a Boston, donde mañana se enfrentan a los Celtics en el primer partido de la final de la NBA. "Para mí, es una lástima porque Pepu había hecho un buen trabajo con el grupo. Fuera de la pista, la relación de Pepu con la federación está fuera de mi conocimiento", reconoció Gasol. "Nada más. Lo siento porque Pepu es un buen entrenador y espero que sea reemplazado por otro buen entrenador para que nos ayude a conseguir nuestro objetivo en los Juegos. El que venga tendrá que hacer la elección de jugadores y tomar decisiones deprisa y corriendo", añadió.

Gasol: "Es una lástima. Pepu había hecho un buen trabajo con el grupo"

Garbajosa: "La federación está por encima de jugadores y entrenadores"

Gasol fue casi el único que habló públicamente sobre la destitución de Pepu. En cualquier caso, ninguno de los jugadores de la selección campeona del mundo en 2006 criticó la decisión de Sáez ni al técnico. "Es como decidir entre dos hermanos". Así definió la posición en la que se encuentran los jugadores Sergio Rodríguez, base de Portland, al que Pepu subió al primer equipo cuando era entrenador de Estudiantes. El base canario telefoneó a sus compañeros en la selección para cotejar las opiniones. Su conclusión, después de la ronda de llamadas, fue clara: "No creo que vaya a afectar al grupo", informa Pablo Melián.

Gran parte de los jugadores de la selección optaron por no pronunciarse. "Es una opinión que prefiero reservarme", afirmó José Manuel Calderón, base de los Raptors. Juan Carlos Navarro, escolta de los Grizzlies, estaba ayer con "asuntos familiares" y prefirió mantenerse al margen de la polémica, según explicó su representante a EL PAÍS. No fue el único que prefirió el silencio. Durante la tarde de ayer, un responsable de Unicaja trató de ponerse en contacto con Carlos Jiménez, Carlos Cabezas y Berni Rodríguez, los tres jugadores del conjunto andaluz. Pero no obtuvo contestación.

Los jugadores que forman la selección española de baloncesto se han distinguido siempre por su compromiso con el grupo por encima del nombre circunstancial del seleccionador. A pesar de los buenos resultados, éste ha cambiado a menudo. Lolo Sainz, Javier Imbroda, Moncho López, Mario Pesquera y Pepu Hernández han ido sucediéndose en el banquillo en los últimos ocho años.

Al margen de la mayor o menor sintonía que hayan tenido con uno u otro seleccionador, los jugadores mantienen la tesis de que los cambios en el cuerpo técnico pueden darse a menudo, de la misma manera que los propios jugadores entran y salen del equipo.

El organigrama deportivo de la Federación Española de Baloncesto es muy escrupuloso y profesional con el seguimiento de los jugadores desde que son muy jóvenes. Por eso éstos mantienen una confianza muy grande en la federación, que apuesta por ellos incluso con independencia del mejor o peor momento que atraviesan en sus clubes. Uno de los casos más claros es el de Marc Gasol. En la federación se cuidan al máximo las necesidades de los jugadores desde todos los puntos de vista: físico, médico, anímico. Y ese trabajo se deja traslucir en la predisposición de la mayoría a mantener un alto compromiso de trabajo con la federación.

La buena relación entre los jugadores y la federación se ha fortalecido en la medida que José Luis Sáez, el presidente, ha sintonizado con los máximos responsables del sindicato de jugadores, José Luis Llorente y Rafael Jofresa. La relación es tan buena que el secretario general de la Asociación de Jugadores, Jesús Bueno, fue nombrado hace dos años director deportivo de la federación. Los tres suelen viajar con la selección en las competiciones internacionales, como los campeonatos europeos y los mundiales.

Al estrecho vínculo entre las dos partes, jugadores y federación, le puso palabras Jorge Garbajosa, uno de los miembros de la selección que se proclamó campeona del mundo en 2006 y subcampeona de Europa en 2007 a las órdenes de Pepu Hernández. "La federación está por encima de jugadores y entrenadores", declaró; "nadie es imprescindible". El ala-pívot de los Raptors de Toronto, que se está recuperando de una lesión en el tobillo, nada entre dos aguas. Entre su "magnífica" relación con la FEB y su "trato excelente" con Pepu Hernández. "Es incómodo para todos y también, indirectamente, para los propios jugadores", concluyó el madrileño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de junio de 2008