Las agencias de viajes se lanzan a la guerra de precios

El descenso de la demanda dispara las ofertas atractivas y baratas

Las agencias de viajes se han lanzado al marketing de guerrilla. A una carrera de ofertas para una primera-verano marcada por un parón económico que ya empieza a llamarse crisis: Viajar.com promete un hotel en Mallorca por siete euros la noche. Marsans regala un televisor de pantalla plana a cualquiera que contrate un viaje de coste superior a los 1.000 o 1.500 euros. Y Halcón Viajes, aquella compañía que mandaba cada año a Curro al Caribe, ofrece un descuento del 15% para las reservas que se cierren ya. Y anuncia hoteles de cuatro estrellas en Tenerife por 34 euros.

Una agencia ofrece un hotel en Mallorca a siete euros la noche
Ha bajado la demanda de viajes organizados, en especial, al Caribe
Un hotel de cuatro estrellas puede costar 34 euros por noche en Tenerife

Y es que los incentivos son cada vez más necesarios para amarrar una temporada incierta: el consumo de las familias creció un pobre 1,8% en el primer trimestre del año, el menor avance desde 1995. Muchas promociones vienen sobre todo de la mano de los mayoristas de viajes, los operadores turísticos.

"Aunque los descuentos para reservar con antelación en verano se hacen cada año, éste, en general en el sector, durarán más tiempo, todos tenemos la impresión de que hay menos consumo. Notamos la poca demanda de paquetes vacacionales y de viajes organizados sobre todo", explica José Serrano, el director de contratación vacacional de e-Dreams. Esta agencia, que opera en Internet, es una de las que tientan al cliente con grandes ofertas de la mano de sus mayoristas. Solplan, por ejemplo, ofrece un dos por uno para volar al Caribe en junio. No en vano, explica Serrano, en lo que se están notando menos contrataciones es en el Caribe y en circuitos por Europa.

El presidente de la Asociación Catalana de Agencias de Viajes (ACAV), Francesc Carnerero, descarta una crisis en el sector, pero considera que los destinos que más se resentirán son aquéllos abonados a la fórmula de "sol y playa y el Caribe, cuya temporada baja es precisamente el verano". Para Carnerero, la batalla de los precios no es un fenómeno generalizado, sino que afecta sobre todo al sector medio y medio-bajo.

Ya el año pasado comenzaron a notarse algunos síntomas de desaceleración. La actividad de las agencias de viajes catalanas arrancó con brío, pero se arrugó a la vuelta de las vacaciones de verano. La facturación media del sector creció el 6,2% respecto al año anterior, lo que supuso un incremento bastante inferior al que experimentó en 2006, de entre el 8% y el 9%.

Hoy, Carnerero pronostica un año "correcto". "Lo que esperamos es más un cambio de hábitos; las vacaciones de verano son bastante sagradas pase lo que pase, así que la gente está cautelosa y puede cambiar lo que hace, pero hay una crisis", opina el presidente de la entidad.

El empleado de una agencia que opera en Internet, que prefiere no identificarse, sabe algo de eso. Lleva meses soportando más presión de la cuenta por parte de los superiores para cumplir objetivos cada vez más difíciles. "Nos aprietan a todos, y todos los destinos están muy tocados, pero tampoco es muy bueno ponerse a hablar de ello", explica. Y es que a la crisis, se suma la psicosis de crisis, contribuye a mermar más el consumo. Las propias compañías se las ingenian para mejorar sus cuentas y recortan la oferta. "Se están programando dos salidas a la semana a Túnez en vez de tres, por ejemplo, y dos operadores turísticos rivales comparten los vuelos chárter al Caribe porque ellos solos no llenan", explica este mismo empleado.

El último informe de Coyuntura Turística Hotelera hecho público hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) corrobora el clima lentificación, en este caso, en cuanto al turismo dentro del territorio español. Las pernoctaciones en estos establecimientos han caído el 1,9% durante los dos últimos meses, lo que incluye la pasada Semana Santa, que en 2007 fue en abril y que este año ha caído en marzo.

Las pernoctaciones de los residentes se han reducido el 4,7% en marzo y abril, mientras que las de los no residentes, cuya entrada en España ha aumentado en el mismo periodo, han aumentado el 0,7%. Aun así, los precios hoteleros han crecido el 1,2% en Cataluña, un aumento, eso sí, que es la mitad del registrado en el mes anterior.

Pero, al final, tal como explica el presidente de la ACAV, "cada agencia es distinta, y cada una verá la feria según le va en ella".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 01 de junio de 2008.

Lo más visto en...

Top 50