Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Empresas & sectores

Un respiro para Ferrovial en Heathrow

Prevé doblar ingresos en su filial BAA en 2012 y avanza en la renegociación de la deuda

La tormenta no ha amainado del todo y podría recrudecerse, pero en las últimas semanas han dejado de caer chuzos de punta (de "llover perros y gatos", como dicen los ingleses) sobre las cabezas de los gestores de los aeropuertos londinenses y sobre los intereses y el ánimo de Ferrovial.

La entrada en vigor de unas nuevas tarifas para los aeropuertos regulados de su filial BAA -aunque menores de las solicitadas por la matriz-, junto a los resultados del primer trimestre del operador británico (que ha multiplicado por seis su beneficio respecto a igual periodo de 2007), y la filtración de una posible y próxima revisión al alza en la calificación de su deuda por parte de Standard & Poors y Fitch, han devuelto un cierto optimismo al cuartel general de Ferrovial.

BAA facturó 638 millones en el primer trimestre y elevó en un 6,7% su deuda

El canje propuesto a los bonistas de BAA podría estar cerrado en tres semanas

"Veinte veces que se presentase la oportunidad, veinte veces que repetiríamos la compra de BAA", señala su consejero delegado, Joaquín Ayuso, ante el chaparrón de adversidades que soporta Ferrovial desde que en 2006 se hiciese con el gestor británico.

Al grupo español le quedan aún dos asignaturas de calado por aprobar en este negocio, la refinanciación de una elevada deuda -entre la contraída para la compra de BAA y la asumida del operador adquirido- y una resolución en el horizonte de la Comisión de la Competencia (CC) del Reino Unido que está estudiando la posibilidad de obligar a BAA a vender alguno de sus aeropuertos londinenses.

Algo que no ha sido óbice para que se hayan difundido entre analistas y medios de comunicación una serie de proyecciones sobre la evolución esperada de los negocios de BAA a partir de las nuevas tarifas reguladas que se les han autorizado. Las previsiones pintan un futuro brillante ("son objetivos mínimos que vamos a superar con el valor añadido de nuestra gestión y con inversiones", dicen en Ferrovial) y desde luego oportuno al hacer gala de solvencia en medio de las negociaciones en curso de refinanciación de la deuda. Entre 2008 y 2012 los ingresos de BAA, según este documento, deberían subir un 36,9% y el resultado operativo bruto un 92,6%.

Esta semana, además, BAA ha hecho públicos sus resultados del primer trimestre. La venta de la cadena de tiendas libres de impuestos Word Duty Free ha catapultado su beneficio neto hasta los 608 millones de euros. Estas cuentas recogen por la citada venta unos resultados extraordinarios de 659 millones, frente a unos atípicos de 20 millones en el primer trimestre de 2007.

BAA precisa que estos resultados incluyen un cargo de 25 millones por la "depreciación acelerada" de las terminales T1 y T2 del aeropuerto de Heathrow, así como una carga extraordinaria de 30 millones por costes relacionados con la puesta en marcha de la T5, inaugurada el 27 de marzo.

La facturación del gestor aeroportuario aumentó en el primer trimestre un 8,8%, hasta 638 millones, y la deuda neta creció un 6,7%, hasta los 9.347 millones.

El consejero delegado de BAA reconoce que "el beneficio operativo" de BAA se ha visto muy afectado por los costes de seguridad y mantenimiento.

El gestor aeroportuario, según fuentes de Ferrovial, también empieza a ver la luz al final del túnel en el espinoso tema de la refinanciación de la deuda.

Como parte de este proceso, BAA pretende la migración de sus actuales bonistas -que poseen títulos no convertibles denominados en euros y libras- a una nueva estructura corporativa, dotada de investment grade (bajo riesgo de impago), compuesta por créditos bancarios y bonos, y que estará respaldada por los activos regulados de la operadora (los tres aeropuertos de Londres y Heathrow Express). Esta operación está muy adelantada, según fuentes de Ferrovial, y, aunque se niegan en rotundo a facilitar cualquier detalle, podría cerrarse en dos o tres semanas. El importe de esta deuda ronda los 4.500 millones de libras (5.880 millones de euros).

Como parte de la refinanciación, los accionistas han acordado inyectar 400 millones de libras (500 millones de euros) en el operador aeroportuario.

Asimismo, BAA busca un crédito bancario respaldado con los aeropuertos no regulados que el grupo tiene en el Reino Unido. En Ferrovial confiaban esta semana en irse de vacaciones estivales con los deberes hechos. Barajan en el marco de la operación de refinanciación algunas emisiones de bonos, acompasándose a la disponibilidad del mercado, y algunas desinversiones para obtener fondos e ir amortizando deuda.

Nunca se han despejado del todo las dudas, legítimas en unos casos e interesadas en otros, sobre la capacidad de Ferrovial para financiar la deuda contraída por Adil -el consorcio liderado por la española (62%) para la adquisición de BAA- y el programa de inversiones para modernizar los aeropuertos británicos. En Ferrovial, sin embargo, insisten en que de los 29.200 millones de deuda sólo 2.300 tienen recurso a la matriz, y que el resto está respaldado por las infraestructuras y activos a los que se vinculó. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de junio de 2008