Tribuna:Tribuna
i

¿Desacelera la UEM?

A pesar del ritmo de crecimiento moderado que han tenido las economías de la eurozona en los últimos años, se han sucedido muchos trimestres en los que el crecimiento interanual del PIB ha sido superior al 3%, algo destacable para las grandes y pesadas economías del Viejo Continente cuyo límite de crecimiento potencial en los últimos años ha estado más cercano del 1,5% que del 2,5%. En los dos últimos años, en concreto, en casi las dos terceras partes de los trimestres transcurridos, éste ha sido el caso ciertamente. En el pico máximo de actividad del periodo, ha sido posible observar en algunos trimestres tasas de crecimiento interanual máximo en los respectivos países del 8% (Irlanda, tercer trimestre de 2006), del 7,5% (Eslovenia, primer trimestre de 2007), del 5,5% (Finlandia, segundo trimestre de 2006) y alrededor del 4% para muchos otros países, entre ellos España e, incluso, Alemania. Países como Portugal, Francia e Italia, sin embargo, nunca han llegado en el periodo a crecer al 3% interanual en ninguno de los trimestres del periodo aludido.

Desde que se alcanzaron esos picos de actividad, no obstante, entre mediados de 2006 y principios de 2007, las cosas han cambiado en todos los países de la zona monetaria europea y se han registrado descensos en las tasas de crecimiento de cierta magnitud. Por citar el caso más notorio, el de Irlanda, su tasa de crecimiento en el primer trimestre de 2008 fue 4,2 puntos porcentuales inferior a la de su pico anteriormente señalado del 8%. O el caso de Italia, que con tasas de crecimiento interanual en los últimos trimestres muy cercanas a cero (y negativa en términos intertrimestrales en el cuarto trimestre de 2007) está muy cerca de entrar en recesión, mientras que Irlanda le va a la zaga y Portugal se salva por ahora.

Pero, por otra parte, Alemania rebota con un despepitante 1,5% intertrimestral y un 2,6% interanual en el primer trimestre de 2008. Francia, por su parte, tient le coup en términos interanuales y acelera entre trimestres. España, por si se lo preguntaban, es uno de los países de la zona que más recortan su crecimiento interanual en el primer trimestre de 2008 respecto al pico de los dos últimos años (en 1,4 puntos porcentuales, que no es, con todo, el peor desempeño) y marca una severa desaceleración en términos intertrimestrales.

La eurozona, pues, se desacelera, pero no deja de dar sorpresas y, en su conjunto, gracias al peso de Alemania y Francia, mantendrá un cierto tono que le vendrá muy bien a la desinflada economía española. No cabe duda de que las condiciones que cabe esperar en lo que resta de año en la zona euro no serán buenas. Lo malo es que el aumento de los precios de la energía y otras materias primas mantendrá al Banco Central Europeo muy vigilante respecto a los tipos de interés. Tampoco cabe duda de que algunos países del área monetaria, que en estos momentos flirtean con la recesión, tienen grandes probabilidades de acabar atrayéndola a su terreno. -

José A. Herce y Álvaro F. Lissón son profesores de la Escuela de Finanzas Aplicadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 31 de mayo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50