Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cambio de ciclo

Miles de pescadores exigen ayudas ante la escalada del gasóleo

Solbes dice que bajar los impuestos al sector sería una equivocación

Varios miles de pescadores, unos 10.000 según las organizaciones convocantes, se manifestaron ayer ante el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino en demanda de medidas para superar la crisis del sector. Acompañados del ruido de pitos y petardos, regalaron 20.000 kilos de pescado para denunciar su situación precaria, que achacan sobre todo al incremento de los precios del gasóleo. Este combustible supone de media más del 40% de los costes de explotación de un barco y calculan que su precio ha crecido un 300% en los últimos cuatro años. Al tiempo, la venta de los productos pesqueros ha sufrido una evolución a la baja.

Los manifestantes regalaron 20.000 kilos de pescado a los madrileños

El vicepresidente Pedro Solbes se mostró en contra de bajar los impuestos del petróleo, ya que lo considera una medida a corto plazo y una equivocación. "Si los precios bajan, el consumo será mayor y se generará tensión de demanda, que es lo que hay que evitar", explicó. Aseguró que buscará "medidas más eficientes" para ayudar al sector.

Los manifestantes, convocados por la Confederación Española de Pesca (Cepesca) junto a las plataformas de Andalucía y el Mediterráneo, regresaron por la tarde a sus puntos de origen en medio de la indignación y el desánimo, sin ninguna repuesta a sus demandas. La ministra Elena Espinosa no apareció por el departamento y el secretario general del Mar, Juan Carlos Martín Fragueiro, se limitó a señalar desde su despacho la decisión de la Administración española de solicitar en Bruselas, con apoyo de otros países de la UE, la constitución de un fondo de ayuda. Ante la tibia posición oficial, los pescadores se limitaron a entregar un escrito en el registro del ministerio.

La actitud de la administración pesquera ha provocado una mayor radicalización de las posiciones de las organizaciones convocantes, desde donde se anuncia una progresiva paralización de toda la flota y el bloqueo de las importaciones de pescado desde el próximo lunes, lo que puede llevar al consecuente desabastecimiento del mercado. "Una parte de los 185 barcos que operan en aguas del Gran Sol (aguas al norte de la UE) ya han iniciado el paro y el resto se van a sumar según vayan regresando", señaló el secretario general de Cepesca, Javier Garat. "Pescar en las condiciones actuales supone la ruina, por lo que es más barato parar", dijo.

En su escrito a la Administración, las organizaciones reclaman medidas de choque como el pago de los 30.000 euros de ayuda de minimis (que los Estados puede conceder sin autorización de Bruselas), refinanciación de las deudas, recortes en los pagos a la Seguridad Social, exoneración de tarifas portuarias y un plan de ajuste para la flota. Piden también un sistema de cobertura para disponer de gasóleo a 0,30 euros el litro, el impulso de nuevos acuerdos o el control de las importaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de mayo de 2008