Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis económica

La CEOE plantea más rebajas fiscales y profundizar en la reforma laboral

La patronal prevé escenarios de crecimiento inferiores al 1% el próximo año

Frente a la crisis, viejas recetas. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) plantea que el Gobierno realice más reducciones de cargas fiscales, sobre todo en el impuesto de sociedades (que empezó a rebajarse el año pasado), y de las cuotas sociales (Seguridad Social, desempleo y Fondo de Garantía Salarial), así como establecer una disciplina en el gasto y abordar una nueva reforma del mercado laboral. Estas medidas forman parte del documento que ayer analizó la junta directiva de la patronal con el objetivo de que el Ejecutivo las haga suyas para abordar un periodo que, a su juicio, va a frenar el crecimiento económico de forma más dramática de lo previsto hasta la fecha. Según la patronal, el crecimiento rondará este año el 1,5% y, según los escenarios más pesimistas, amenaza con situarse el próximo por debajo del 1%, con algunos trimestres con porcentajes cercanos al cero.

Díaz Ferrán espera reunirse en los próximos días con los sindicatos

No son, desde luego, buenos presagios. La junta directiva de la organización que preside Gerardo Díaz Ferrán tiene previsto, en principio, reunirse para culminar el documento el 17 de junio. Sin embargo, dada la deriva que ha alcanzado esta cuestión es probable que se adelante. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha confirmado que presentará el Informe Económico del Gobierno el día 9 de junio en el Consejo Económico y Social (CES) y todo indica que para esas fechas ya debiera haber recibido a la CEOE y a los sindicatos.

En cualquier caso, eso no supondrá muchos cambios sobre las directrices estudiadas ayer, que por otra parte coinciden con las recogidas en el Plan Estratégico 2008-2011 para la Modernización de la Economía elaborado el año pasado. Las recomendaciones, según fuentes de la organización, parten de la situación de la economía del país y del convencimiento de que el Gobierno tiene poco margen de maniobra ante una crisis internacional con un precio del petróleo incontrolado y el del dinero dependiendo de una institución supranacional, con la certitud además de que van a seguir altos.

Los patronos justifican la petición de la rebaja fiscal -también quieren que se supriman los impuestos de donaciones, transmisiones y sucesiones- y de las cuotas sociales en que son medidas que permitirían mayor ahorro, inversión y empleo. El control del gasto se refiere a partidas que no incidan en la economía, como el funcionamiento de la Administración, y no a inversiones en infraestructuras, que piden que se intensifiquen. La filosofía del documento radica en crear un marco que permita salir reforzado de la crisis.

La patronal quiere un cambio de modelo productivo a uno menos dependiente de la construcción, pero reconoce que va a ser paulatino. Es preciso, añade, avanzar en la liberalización de sectores; privatización de servicios públicos; seguridad del abastecimiento energético; diversificación del mercado exterior y fomento de la inversión extranjera.

Pero la CEOE también quiere aprovechar para dar una nueva vuelta a la reforma laboral. Además de la reducción de las cotizaciones sociales, la patronal quiere bajar salarios "de forma acorde con las exigencias de la competencia internacional" y mejorar la gestión de algunas prestaciones, como la incapacidad temporal, y el tratamiento del absentismo.

Ése va a ser un caballo de batalla con los sindicatos, a los que Díaz Ferrán tiene previsto llamar en próximas fechas para entablar la mesa de diálogo social antes de reunirse con Zapatero. Las relaciones siguen en buena sintonía; pero, a buen seguro, existen discrepancias. La patronal tiene muy claro que "no se pueden sentar las bases de crecimiento futuro sin profundizar en el diálogo social".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de mayo de 2008