Alcoi da por tercera vez licencia a la planta de basuras declarada ilegal

El TSJ y los juzgados de Alcoi han emitido sentencias contrarias a la instalación

El Ayuntamiento de Alcoi no desiste en su empeño de que la Planta de Transferencia de Residuos Sólidos Urbanos de la Partida de Sant Benet funcione, pese haber sido declara ilegal por el Tribunal Superior de Justicia y acumular sentencias contrarias a su puesta en funcionamiento.

La planta lleva a cabo una actividad "molesta, insalubre, nociva y peligrosa"

La Junta de Gobierno Local, que preside el PP, aprobó ayer la solicitud de la licencia definitiva de funcionamiento del Centro de Transferencia de Residuos Sólidos Urbanos en Sant Benet. Es la tercera ocasión en que el gobierno de Alcoi realiza este trámite. Como consecuencia de las denuncias judiciales presentadas por los vecinos afectados por la planta, las dos anteriores licencias de actividad solicitadas por el Ayuntamiento fueron desestimadas por un juzgado de Alcoi, en diciembre de 2007, y por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana en agosto de 2003.

Este tribunal declaró ilegal la instalación un año antes, en julio de 2002. Según la sentencia, la instalación fue construida siguiendo un proceso poco riguroso e incumplía entre otros asuntos la distancia mínima de dos kilómetros respecto a un núcleo de población para llevar a cabo una actividad industrial calificada de molesta, insalubre, nociva y peligrosa. El TSJ invalidó además en noviembre de 2005 el plan urbanístico de la planta sobre el que se apoyó el Ayuntamiento de Alcoi para construirla. El TSJ dejó también sin efecto la resolución del Consell que hacía prevalecer la construcción de la instalación sobre el interés de los vecinos. Pese a todas estas resoluciones judiciales contrarias, el Ayuntamiento autorizó la puesta en marcha de la planta "en periodo de pruebas" en octubre de 2005. Hacía más de dos años que la instalación había sido inaugurada por el entonces alcalde de Alcoi, Miguel Peralta y Fernando Modrego, a la sazón consejero de Medio Ambiente. Este acto tuvo lugar en febrero de 2003. Dos años después, la planta comenzó a recibir residuos en condiciones deficientes, sin los viales de acceso a la instalación y sin servicios de agua y luz. Sus responsables han suplido esta carencia con la instalación de un equipo electrógeno y un depósito de 10.000 litros de agua.

La planta ha superado con creces el periodo máximo de tres meses permitido para el funcionamiento en periodo de pruebas que marca la ley. En este tiempo ha recibido una media de 70.000 kilos de residuos, que proceden de Alcoi y de poblaciones cercanas.

Antes de la colocación de la primera piedra de la instalación, en julio de 2000, el proyecto ya había quedado salpicado por la polémica. Uno de los mayores escándalos lo provocó la difusión del estudio de impacto ambiental de la planta, que era una copia literal del realizado para el parque temático de Terra Mítica de Benidorm, con errores incluidos. Durante las obras, los vecinos de la partida de Sant Benet denunciaron las irregularidades en la construcción, así como las molestias que la instalación iba a generarles. El colectivo logró reunir 6.000 firmas contra la planta. Al final costó dos millones y medio de euros, 781.000 euros por encima del presupuesto inicial. A esta cifra hay que sumar el gasto, sin calcular, que el Ayuntamiento de Alcoi ha realizado en los pleitos contra los vecinos para mantener la actividad de una instalación declarada ilegal.

Cronología

- 07-2000. Arrancan las obras con protesta vecinal.

- 07-2002. El TSJ declara ilegal la planta por su proximidad al núcleo urbano.

- 02-2003. La planta se inaugura sin luz ni agua.

- 08-2003. El TSJ anula la licencia de actividad de la planta del Ayuntamiento.

- 10-2005. Entra en servicio.

- 11-2005. El TSJ declara nulo el plan especial.

- 12-2007. Un juzgado de Alcoi anula la segunda licencia de actividad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 26 de mayo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50