Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:IÑIGO URKULLU | Presidente del Partido Nacionalista Vasco | La situación en el País Vasco

"Habrá que ver si hay pleno en junio para la consulta de Ibarretxe"

Iñigo Urkullu (Alonsotegi, Vizcaya, 1961) recibe en el mismo despacho en el que antes trabajaron sus dos predecesores en llevar las riendas del PNV, Josu Jon Imaz y Xabier Arzalluz. Urkullu cree que hay tiempo para el acuerdo con el presidente del Gobierno español, pese al fracaso de la entrevista entre Zapatero e Ibarretxe. Ve al PSOE "tan centralista como el PP" y percibe a Zapatero sin "disposición para resolver el problema vasco".

Pregunta. Tras la reunión entre Zapatero e Ibarretxe, ninguno ha cambiado de posición. Ustedes dicen que el presidente no tiene proyecto para Euskadi más allá de unas elecciones y el lehendakari mantiene su consulta de la mano del PCTV, que será recurrida por el Gobierno por carecer de soporte legal.

"Que nadie piense que nos vamos a echar en brazos de la izquierda radical"

"Zapatero tiene un modelo de Estado tan centralista como el PP"

"Ibarretxe sigue siendo un valor político del PNV, el mejor valorado"

"El derecho a decidir es una posición del partido, no sólo del 'lehendakari"

Respuesta. El lehendakari dijo que hay tiempo para un acuerdo político. Si de las posiciones predefinidas se concluyera que vamos a ir al pleno y de que en él vamos a contar con el apoyo del PCTV, eso me parece un ejercicio de elucubración.

P. ¿Le transmite Ibarretxe que existe algún resquicio para ese acuerdo?

R. Su ofrecimiento es para hablar de las bases de lo que pudo ser Loiola

[reuniones durante la tregua entre Batasuna, PNV y PSE], no de lo que fue. Es un planteamiento abierto. Pero Zapatero no tiene planteamiento político, más allá de hablar de su interpretación del autogobierno en base a transferencias de temas como innovación.

P. ¿Coincide con lo que usted palpó en el encuentro reciente que mantuvo con Zapatero?

R. Mi sensación es la de un Zapatero que está dejando pasar el tiempo, que lleguen las elecciones vascas y que sus resultados digan qué hacer. Pero hay un problema político que resolver o que encauzar. Y no veo al PSOE o a Zapatero en esa disposición. Creo que tiene un modelo de Estado tan centralista como el PP.

P. El lehendakari vuelve a mezclar paz y normalización. Parecía que en el PNV, con Imaz, habían aprendido de Lizarra.

R. Es el lehendakari quien le plantea a Zapatero la diferenciación de paz y política: que sean las instituciones y los partidos los que hablemos de política sin dejar que sea cuando ETA considere conveniente que se hable de ello. Ese planteamiento es diferenciar paz y política, sabiendo como todos sabemos que hay vasos comunicantes, no por voluntad de los partidos, sino por lo que pretenda ETA, que quiere ejercer una tutela política. Es desde el ejercicio de las formaciones políticas y de las instituciones desde donde podemos ayudar a la deslegitimación del terrorismo dado que hay una parte de la sociedad vasca que aún ampara o legitima desde parámetros políticos la existencia de la violencia.

P. El PNV ha cerrado filas ante Ibarretxe y su consulta. Da la sensación de que se han entregado al lehendakari en una estrategia que conduce al desencuentro y que pone en valor a la izquierda abertzale en la cámara vasca, como con el plan Ibarretxe en 2004.

R. Insisto que es una interpretación falsa. El PNV aprobó una ponencia en diciembre de 2007 con tres retos: la paz, el derecho a decidir y la construcción social. El derecho a decidir fija la voluntad de alcanzar un acuerdo político entre los partidos y las instituciones del Estado y las vascas, superando el bloqueo. No es que el PNV se haya echado en brazos del lehendakari, es una posición del partido. Y si no hay acuerdo político, habrá que buscar las vías para el desbloqueo. A quien buscar esas vías le hace sospechar que nosotros estamos en la estrategia del PCTV o de echarnos en sus brazos o del mundo de la izquierda radical, es que no conoce al PNV.

P. Pues será entonces que el PNV tiene un plan b desconocido.

R. No existe un plan b, no podemos jugar con la sociedad vasca en base a haber agotado meses con la iniciativa del lehendakari habiendo ocultado un plan b. No, no. Si no es posible superar el bloqueo, que la sociedad vasca nos apele a través de una consulta a los partidos a que nos sentemos para hablar de un problema político e intentar resolverlo. El PNV ha ido de cara en este asunto.

P. ¿Por qué han desempolvado los preacuerdos de Loiola?

R. Si se pone en la mesa como propuesta abierta es para hacer ver al PSOE y reflejar ante la sociedad vasca que cuando los socialistas nos niegan la posibilidad de sentarnos a hablar de un problema político, fiándolo todo a unas elecciones autonómicas, es que el PSOE también está haciendo un fraude a esas conversaciones en las que estuvo dispuesto a hablar de esos temas. No se alcanzó un acuerdo, pero a punto estuvimos de lograrlo.

P. Igual ese planteamiento tendría sentido si ETA no estuviera matando, pero fíjese en qué ofensiva está inmersa.

R. Pero ETA mataba en 1988 cuando se firmó el Pacto de Ajuria Enea, donde se habla de pacificación y normalización...

P. Nunca ha estado la sociedad más protegida ante los embates del terrorismo.

R. Y el punto 10 del Pacto de Ajuria Enea es el que sustenta la declaración del Congreso de mayo de 2005 que habilita al Gobierno a explorar un final dialogado si se dan las condiciones. El PNV no actúa en función de si ETA mata o deja de matar porque es tanto como darle la razón a los que mantienen que ETA condiciona la vida política. Yo estoy de acuerdo en que condiciona la vida, la vida de los ciudadanos, pero no debe condicionar la vida política.

P. Pero es que ETA condiciona la vida política y la puede poner patas arriba matando.

R. No marca la agenda, pero es cierto que hay hechos que llegan a condicionar la vida política. Si sólo pensamos que ETA puede terminar por la vía policial y judicial y no pensamos que más allá de darle un papel político a ETA que no lo tiene, hay que deslegitimar no solo a los comandos, sino al mundo político que les ampara, pues mal vamos.

P. ¿Pero no era esto una cuestión de prioridades?

R. La prioridad para el PNV es el triple reto al que me refería antes: paz, derecho a decidir y construcción social. Pero no están en escala uno detrás del otro. Están los tres.

P. Fueron dirigentes de su partido, en la reunión del EBB en la que el lehendakari les presenta la propuesta que iba a remitir a Zapatero, los que plantearon que el PNV tenía que llevar al presidente una propuesta propia.

R. No es que agachemos la cabeza ante lo que el lehendakari plantea. En esa reunión hay un debate, hay una reflexión y el PNV fija su posición política, que es coincidente con la del lehendakari.

P. Acusan a Ibarretxe de no tener palabra porque dijo que sólo celebraría la consulta en ausencia de violencia. Esa parte de la condicional se ha caído y...

R. No se ha caído. Reconozco que no hemos gestionado bien esa explicación. Será el referéndum que tenga validez jurídica el que se debe hacer en ausencia de violencia

P. El lehendakari siempre habló de la consulta.

R. Ha habido una caricaturización de lo que es la consulta, como si tuviera el mismo valor que un referéndum, y no lo tiene. La consulta no tiene nada que ver con el ejercicio refrendatario de un acuerdo previo alcanzado entre partidos, que ése si debe ser en ausencia de violencia. Ibarretxe es coherente y cumplirá su palabra.

P. Usted dijo que más que cautivar a España, como apuntaba Imaz, lo que quería es seducir a la sociedad vasca. Pero la sociedad está demostrando al PNV un desafecto creciente.

R. Yo también he sido autocrítico con el resultado de las elecciones generales, de las municipales y forales de 2007 en alguno de los ámbitos. Pero ojo, que tampoco el PSE haga una lectura indebida de las generales, pensando que va a ser igual en las vascas.

P. Y pese a ese fondo de autocrítica, el PNV se encomienda a Ibarretxe y a su hoja de ruta, soportada además en dos partidos más que han multiplicado sus deslealtades. Lo dijo usted.

P. Lo dije yo, es cierto. Aquí ha habido negociaciones de partidos con el PSE en la Diputación de Guipúzcoa o en la de Álava, y es legítimo, pero tan legítimo como que el PNV es el eje de la vida política vasca y no debe tener a priori ataduras con nadie. Lo que afecta en el Ejecutivo vasco es el acuerdo de gobierno y nuestro propósito es agotar la legislatura.

P. ¿Está en discusión en el PNV que Ibarretxe sea el próximo candidato a lehendakari?

R. Sé que esta pregunta tiene morbo en función de cuál se la respuesta. Y tiene morbo internamente también en el partido, porque hemos vivido episodios anteriores sobre quién está con el lehendakari y quién no. El PNV no ha iniciado aún el procedimiento para elegir candidato. Pero sí diré que Ibarretxe sigue siendo un valor político.

P. ¿El mejor valor político que tiene el PNV?

R. En todas las encuestas, Ibarretxe sigue siendo la persona más valorada en la política.

P. A expensas de lo que pase en el pleno del 27 de junio en el que Ibarretxe pedirá permiso a la Cámara para hacer la consulta, ¿su pronóstico es que las elecciones vascas se celebrarán en el primer trimestre de 2009?

R. Aunque la propuesta del lehendakari habla de la posibilidad de un adelanto electoral si no prospera la convocatoria de una consulta, yo he dicho que me gustaría hablarlo con el lehendakari, pero eso es una parte mía, como presidente del EBB.

P. ¿Y van a aceptar los votos del PCTV en ese pleno de junio?

R. Primero habrá que ver si hay pleno o no hay pleno.

P. ¿Cómo dice?

R. En la iniciativa institucional está contemplado, pero las circunstancias en política no dependen sólo de la voluntad de querer celebrar un pleno. Hay otras circunstancias políticas que nos están afectando, están también los procesos judiciales que pueden condicionar la vida política e institucional. Y hay pendiente una resolución sobre la inhabilitación de una miembro del Parlamento vasco [Kontxi Bilbao, de EB]. Y resoluciones judiciales que pueden afectar a la existencia de un grupo parlamentario como el PCTV. No pretendo decir ninguna barbaridad en relación con la celebración de ese pleno. Hay circunstancias políticas que pueden condicionarlo. Pero llegado el caso de la celebración del pleno, estimo van a tener una oportunidad nuevamente inmejorable para el compromiso de los grupos en base a un principio ético y democrático.

P. La pregunta era si van a aceptar los votos del PCTV. Hay una fórmula: retirar la propuesta si el PCTV anuncia el .

R. Quizá la propuesta que presentemos no pueda contar con los votos del PCTV...

P. Ya, pero si anuncian que votarán a favor, ¿qué harán?

R. Me gustaría que PCTV tuviera un compromiso con un principio ético básico. No me detengo en si vamos a aceptar o no sus votos, porque el planteamiento es más rico. Me gustaría contar con los votos del PP y del PSE.

P. Sí, pero el PP ni siquiera quiere reunirse con usted.

R. Esa es la triste realidad. Pero me gustaría contar con los votos de PSE, PCTV y Aralar.

P. No contesta si aceptarán...

R. No voy a entrar en esa cuestión. El reto que tenemos PNV, EA y EB es que nuestro plan sea claro ante la sociedad para que no nos perdamos en si la consulta es legal o ilegal, si tiene o no valor jurídico o si vamos a contar con los votos del PCTV.P. Hablaba antes de deslegitimar el terrorismo, pero Josu Erkoreka minusvalora la última operación contra ETA.

R. Zapatero dijo la víspera del atentado de la T-4 que el año siguiente íbamos a estar mejor. Y al día siguiente ETA provocó con su atentado dos muertos. Rubalcaba decía tras la operación de Burdeos que estamos más cerca del final de ETA, pero no en el final. Hemos vivido descabezamientos supuestos de ETA y luego su regeneración. Yo valoro la operación de Burdeos, pero no para decir que la cúpula está descabezada.

P. ¿Qué información tiene de la posibilidad de que ETA atente contra miembros de su partido?

R. No hay ningún dato que nos lleve a tener que alarmar unipersonalmente, ni al partido en general. Hay es una situación de interpretación de los comunicados de ETA y su obsesión por el PNV.

R. ¿Se da cuenta de que la salida de San Gil y la crisis de ese partido puede generar un corrimiento del voto popular hacia el PSE?

P. Igual tiene el efecto contrario. Si el PP se modera, muestra disposición a hablar con los nacionalistas, algo que no se observa en la ponencia politica, tal vez pueda recuperar el voto que se le ha ido.

P. ¿Estará la izquierda abertzale presente en el Parlamento vasco la próxima legislatura?

R. Depende de lo que la propia izquierda radical haga y de la aplicación de la ley de Partidos, norma que debería ser modificada. Lo que es obvio es que esa ley se aplicó de manera arbitraria en las municipales. Y ANV dijo que estaría en las generales y luego cambió de opinión.

P. Lo que demuestra la subordinación de ese mundo a ETA

R. No seré yo quien lo diga, pero, en el proceso de conversaciones de Loiola, vimos a unos interlocutores que supuestamente tenían autonomía y capacidad para hablar de política y al punto de llegar casi a un acuerdo, vimos que quienes no estaban presentes en la mesa, obligaron a modificar los criterios de esas personas que decían hablar en nombre de toda la izquierda abertzale.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de mayo de 2008