Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Consejería de Familia veta una asamblea en su sede

Tenían permiso, fecha y hora pero no les dejaron pasar. Unos 150 trabajadores -funcionarios y contratados laborales- de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales acudieron ayer a la sede oficial (Alcalá, 63) a una asamblea de trabajadores convocada a mediodía por los sindicatos UGT, CC OO y CSIT-UP. Cuando intentaron acceder al salón de la primera planta, les cerraron el paso. "Ha habido hasta forcejeos con la Guardia Civil", señaló Juan Luis Martín, de UGT.

Tras varios intentos, los sindicatos decidieron reunirse con los trabajadores en las escaleras del vestíbulo. Una portavoz de la Consejería aseguró ayer que todo se debió "a un malentendido". "No hemos recibido una petición formal", añadió. Pero tanto la solicitud como la respuesta existen. Los sindicatos informaron a la Consejería el 20 de mayo. Familia les respondió horas después. Un escrito del subdirector general de Personal, Ignacio J. Pérez, informaba de la convocatoria y daba instrucciones para que los asistentes justificaran la falta al puesto de trabajo.

"Es absurdo, a lo mejor temían que nos encerráramos allí", según Javier Martínez, de CC OO. "Los vigilantes y la Guardia Civil nos querían desalojar", añade María Dolores Gálvez, de CSIT-UP. La asamblea se convocó para informar a los trabajadores de centros dependientes de Familia con menos de 10 personas en plantilla de la huelga del 28 de mayo. Reivindican la negociación del nuevo convenio -el anterior caducó en 2007- y reclaman equiparación salarial con los trabajadores de la Consejería de Sanidad. Los sindicatos aseguran que los 11.000 empleados de Familia cobran entre 1.500 y 7.000 euros anuales menos en puestos similares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 2008