El conflicto de Oriente Próximo

Israel y Siria comienzan a negociar la paz

La devolución del Golán y el acceso al agua centrarán las conversaciones bajo la mediación turca

La noticia llegó en dos escuetos comunicados con pocos minutos de diferencia. Uno de Damasco, el otro desde Jerusalén. Los Gobiernos de Israel y Siria negociarán un acuerdo de paz con la mediación de Turquía. Ambas notas coinciden en emprender el camino "de buena fe" y con "la mente abierta". La retirada de militares y colonos israelíes de los Altos del Golán, ocupados en 1967, y el reparto del agua son los principales asuntos en discordia. Enemigos que han librado tres guerras, Siria e Israel también han negociado en varias ocasiones. La última, en 2000 en EE UU.

La Administración estadounidense se mantiene al margen de este nuevo proceso, pero reconoció que no le pone pegas. Al régimen sirio, ansioso por retomar su relación con EE UU, le gustaría que se implicara. La participación de la Casa Blanca significaría que sale del eje del mal en el que el presidente George Bush encuadra a Damasco por su influencia sobre el partido libanés Hezbolá, los palestinos de Hamás y por sus crecientes relaciones con Irán. Cortar los lazos con todos ellos era la condición que hasta ahora Israel ponía para sentarse a dialogar.

"Las negociaciones con Damasco son un deber nacional", asegura Olmert

Más información

Ambos países saben que el gran problema es el Golán, un pedazo de tierra que Israel considera estratégico para defender su territorio porque desde sus alturas se domina Galilea. Allí viven junto a unos 1.800 drusos que se consideran sirios otros tantos colonos israelíes, que horas después del anuncio calificaron las negociaciones de "acto irresponsable". De todos modos, son considerados más pragmáticos, con poco que ver con los actuales colonos de Cisjordania o los evacuados de Gaza.

Los nulos resultados tangibles en el proceso palestino, cuando se cumplen seis meses del reinicio de las negociaciones, invitan a la cautela respecto al frente sirio. Los palestinos dieron la bienvenida al diálogo con Damasco.

Israel tiene sobre la mesa desde 2002 una oferta global de paz que nunca se ha tomado en serio: reconocimiento diplomático por los 22 países de la Liga Árabe a cambio de su retirada completa de los territorios ocupados en 1967. La mediación de Turquía, que tiene buena relación tanto con Siria como con Israel, empezó hace año y medio. Y el camino que queda por delante no se augura corto ni fácil. Un funcionario hebreo experto en Siria declaró al diario Haaretz desde el anonimato: "El proceso será muy largo. Las negociaciones en sí ni siquiera han empezado". Una delegación israelí y otra siria se encuentran en Turquía desde hace días.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, calificó de "deber nacional" abrir las negociaciones con Siria. "Estoy contento de que las dos partes hayan decidido hablar, pero no me hago ilusiones; las negociaciones no serán fáciles. Es posible que duren mucho tiempo y conlleven concesiones dolorosas", advirtió.

"Hemos estado intentando establecer una vía que nos permitiera mantener la negociación de paz con Siria", aseguró el primer ministro, antes de recordar que sus antecesores en el cargo Isaac Rabin, Benjamin Netanyahu y Ehud Barak "estuvieron dispuestos a hacer concesiones dolorosas" en favor de la paz.

Tan pronto como se conoció el anuncio, brotaron en Israel las acusaciones de que se trata de una maniobra de despiste de Olmert, acosado por las sospechas de corrupción y al frente de una débil coalición. "El anuncio de Olmert demuestra que no tiene límites en su cinismo y juega con Israel como si fuera una finca con tal de sobrevivir", acusó el diputado Gedeon Saar, del conservador partido Likud. El jefe del Gobierno será interrogado mañana, por segunda vez, por las acusaciones de recibir sobornos.

Junto a la retirada del Golán, el agua es el asunto más espinoso. El ministro de Exteriores sirio, Walid Moallem, aseguró que Israel ha prometido retirarse hasta la frontera previa a la Guerra de los Seis Días. Israel no lo confirmó. El ministro de Información sirio, Mohsen Bilal, dijo ayer que "Turquía actuará de mediador hasta que EE UU se involucre en el proceso", informa Ángeles Espinosa.

Un funcionario israelí, que prefirió no identificarse, aseguró que Olmert ha aceptado la "fórmula para el Golán que [el presidente Bachar] El Asad quería", sin ofrecer más detalles. Un anterior proceso encalló en la discusión sobre los centenares de metros que separan los lindes previos a 1967 y de la frontera internacional. La diferencia es si Siria, que sufre graves problemas de abastecimiento de agua, puede acceder o no al mar de Galilea, el lago que supone la principal fuente de agua dulce de Israel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de mayo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50