Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

RBE

Esta semana he realizado el último paso para poder obtener la renta básica de emancipación (RBE). Mía ha sido la sorpresa cuando la entidad bancaria me ha dicho que la subvención se ingresa en mi cuenta, pero deben realizar una transferencia automática a la cuenta del arrendador. Esta información, que a priori puede carecer de importancia, es realmente sorprendente; de hecho, me parece una vergüenza. La conclusión a la que llego después de analizar la situación, y buscar los motivos del procedimiento, es que el arrendador es conocedor de mi subvención, y que si hasta ahora he estado sobreviviendo en un piso de X valor, y ahora dispongo de una subvención, él puede subir X el precio del alquiler en el momento que tenga la oportunidad. Considero que, aparte de vulnerar la intimidad de las personas -el arrendador no tiene por qué saber que dispongo de una subvención-, este procedimiento da total confianza a los arrendadores y total desconfianza a los arrendatarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de mayo de 2008