Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia da por cerrado el incidente con De la Vega

Tras un día agitado de llamadas, gestiones, explicaciones y réplicas, Italia dio ayer por zanjado el incidente diplomático motivado por las declaraciones de la vicepresidenta española, María Teresa Fernández de la Vega, cuando el pasado viernes habló del clima de violencia y xenofobia que se vive en Italia. El ministro italiano del Interior, Roberto Maroni, señaló a preguntas de los periodistas que se trata de un "caso cerrado": "Me parece que las incautas declaraciones de la vicepresidenta han sido desmentidas por [José Luis Rodríguez] Zapatero, por tanto, el incidente está cerrado por lo que toca a nosotros", sentenció.

Las palabras de Maroni desactivaron las pronunciadas antes por el líder de la Liga Norte y ministro de Reformas y Federalismo, Umberto Bossi, quien había replicado con dureza a De la Vega: "Los españoles son los primeros que disparan contra los inmigrantes". Se refería a los incidentes ocurridos en la verja de Ceuta hace unos años.

La secretaria de Estado de Exteriores de Silvio Berlusconi, Stefania Craxi, sugirió que De la Vega "debería documentarse". Fabrizio Cicchitto, jefe del Pueblo de la Libertad en el Parlamento, protestó: "España no puede darnos lecciones". Y la izquierda cerró filas con el Gobierno. Antonio di Pietro habló de "injerencia intolerable".

La vicepresidenta matizó ayer sus palabras y dijo que el viernes fue malinterpretada. Fernández de la Vega subrayó que el Gobierno español "trabaja y promueve una inmigración legal, ordenada y basada en la integración" en todos los países de la UE. Otra cosa, agregó, son algunos "incidentes" que son "actuaciones de violencia, racismo y xenofobia".

"Esto fue lo que dije y lo que hoy reitero desde el respeto a la política de un país. Alguien interpretó que yo daba una opinión que interfería, pero yo condené unos incidentes concretos", precisó en referencia a los recientes ataques en Nápoles contra gitanos rumanos. "Está aclarado, no hay ningún malentendido pendiente", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 2008