Reportaje:

Unidos en el surrealismo jondo

De gira con el 'jazzman' Dave Holland y Pepe Habichuela, patriarca flamenco

Una conversación entre Dave Holland y Pepe Habichuela puede resultar surrealista: "Entre músicos no hacen falta los idiomas", argumenta el guitarrista flamenco, que no habla inglés. Sorprendentemente, y para lo que importa, uno y otro son capaces de comunicarse de alguna forma inescrutable pero efectiva: "Es la música", apunta Holland, quien, no obstante, tiene pensado tomar lecciones de castellano, "y más ahora que Pepe me ha dicho que ya no soy inglés, sino flamenco".

La love story entre el legendario contrabajista de jazz y el patriarca del más prolífico de los linajes flamencos empezó hace dos años, en el colegio mayor San Juan Evangelista de Madrid: "Me dijeron que Dave tenía ilusión por tocar conmigo, pero tenía un poco de miedo de meterme con este pedazo de músico". Holland tampoco las tenía todas consigo: "Lo que Pepe no sabe es que yo también estaba ansioso por conocerle".

La extraña pareja volvió a reunirse al año siguiente para ofrecer su primer concierto conjunto en la ciudad de Sevilla. Para Habichuela, la experiencia resultó "una barbaridad". "Yo le presentaba unas siguiriyas o unos tangos y veía que el tío lo escribía todo. Cada cosa la tocábamos una vez y otra hasta que la agarraba. Al final, tuvimos tres días para completar un espectáculo de hora y pico, pero salimos ilesos". Holland recuerda su ceremonia de iniciación en el arte jondo como un auténtico maratón: "Apenas dormí. Iba a los ensayos con mis notas y la grabadora y pasaba la noche tratando de entender la estructura de los temas".

En su reencuentro, Pepe y Dave se declaran afortunados: han podido ensayar con más tiempo y cuentan con el talento innato del hijo del patriarca, el ex Ketama Josemi Carmona, como segundo guitarra. "Que no es amor de padre", insiste el tocaor, "no hay más que verle en el tema que tiene con Dave, cada vez sale mejor, entre que Josemi es mágico y que el inglés ya tiene metido el flamenco con él". Éste, el inglés, se hunde en la butaca: "Pepe es muy generoso. Yo sólo pretendo integrarme en su mundo y sigo aprendiendo y viviendo lo que para mí es una gran aventura".

La intuición del tocaor frente a la meticulosidad del jazzista: "La música de Pepe es tan grande que tengo la sensación de que lo que he escrito es poca cosa".

En su recital del jueves en Vigo, primero de la nueva gira y último del XIII Ciclo de Jazz de la Fundación Barrié de la Maza, el contrabajista demostró lo mucho que ha aprovechado sus lecciones de flamenco por Internet haciendo cantar a su contrabajo con auténtica jondura. Lo ha conseguido: el inglés abrocha los diversos palos donde hay que abrocharlos, da palmas cuando lo exige el guión y a punto estuvo de marcarse un bailecito. Tiempo al tiempo.

Hoy, el dúo actúa en el San Juan Evangelista de Madrid; el 13 de mayo, en Barcelona; el 15, en Huelva; y el 16, en Valladolid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de mayo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50