Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA usó 11 kilos de amonal para romper el Primero de Mayo

El PNV se suma a las peticiones de libertad de la alcaldesa de Mondragón

Nunca hasta ahora se había hecho presente ETA en las celebraciones del Primero de Mayo, situación que rompió en la madrugada de ayer usando 11 kilos de amonal de sus arsenales para atacar sendos edificios oficiales de organismos laborales. Los objetivos fueron un pabellón de la Tesorería de la Seguridad Social en Arrigorriaga (Vizcaya) y la sede de Osalan, el Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales, en San Sebastián. En este segundo caso hubo aviso previo de los etarras; en el primero, no. Las bombas son similares a las que la banda terrorista ha usado en los últimos meses contra juzgados y sedes socialistas en varias localidades vascas.

ANV reclama a los militantes del PNV que se rebelen contra su partido

El primer artefacto estalló 12 minutos después de la medianoche en el polígono Martiartu 2 de dicha localidad vizcaína en un edificio empleado por la Seguridad Social para guardar coches embargados y otros materiales. Cargado con cinco kilos de amonal, había sido colocado apenas 15 minutos antes. Los daños que causó son más aparatosos que de importancia: hizo saltar la puerta y las dos persianas de la entrada y varias planchas metálicas de la fachada, además de alcanzar a varios vehículos.

La sede donostiarra de Osalan de la calle Maldatxo volverá a abrir previsiblemente el lunes, toda vez que los daños que ha sufrido se limitan a cristales y algún techo, sin afecciones a su estructura. Los terroristas colocaron en su parte trasera dos bombas con tres kilos de amonal cada una y separadas unos cuatro metros. Estallaron a las 00.30, una hora después de que un comunicante avisase de su colocación usando un programa que distorsiona la voz. La Ertzaintza mantuvo la investigación en la zona durante la mañana de ayer hasta descartar que hubiese otra bomba oculta.

ETA ha atacado por vez primera al organismo del Gobierno vasco competente en la siniestralidad laboral, poco menos de cuatro meses después de calificar los accidentes de trabajo de "terrorismo patronal".

En la última década, la banda ha actuado en siete ocasiones contra oficinas del Inem o de la Seguridad Social, como recordaba ayer Vasco Press.

La Junta de Portavoces de Arrigorriaga resumió bien en el comunicado que aprobó por unanimidad las reacciones de todos los partidos democráticos y los sindicatos vascos, menos el abertzale LAB: "Que ETA se vaya definitivamente al paro".

Tampoco condenaron estos atentados los concejales de ANV en el Ayuntamiento de Mondragón, que comparecieron para denunciar la detención y encarcelamiento de la regidora de esta localidad, Inocencia Galparsoro, por orden del juez Baltasar Garzón. Un centenar de personas, que arroparon a los ediles, culparon al PSE y al PNV -estos dos partidos presentaron una moción de condena contra los radicales- de "abrir el camino a Garzón" y "colocar en la diana represiva" a los cargos públicos de ANV. En el acto, el histórico dirigente abertzale Tasio Erkizia y el alcalde de Azpeitia, Iñaki Errazkin, de ANV, dieron lectura a un comunicado en el que se pide a las bases del PNV que se rebelen contra la dirección de su partido.

La decisión del juez ha sido criticada por todos los grupos políticos de este municipio, salvo el PSE y el PP. Los representantes de EB-Zutik, Aralar y EA pidieron el mismo miércoles la puesta en libertad de Galparsoro, petición a la que se sumaron ayer los cuatro ediles del PNV, quienes exigieron hacerlo "de forma inmediata" y calificaron de "despropósito" la decisión de Garzón. El diputado peneuvista Emilio Olabarria fue más allá y opinó que esta medida está "preñada de incoherencias" y proporciona "aliento a los violentos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de mayo de 2008