Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Políticos en la empresa privada

El ex asesor económico de Zapatero presidirá el 'lobby' de la construcción

El jefe del Ejecutivo se muestra "desagradablemente sorprendido"

David Taguas ha sido elegido por las grandes empresas españolas de la construcción presidente de SEOPAN (Sociedad de Empresas de Obras Públicas de Ámbito Nacional). El hasta final de la pasada legislatura director de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno fue ratificado ayer por unanimidad de los 33 miembros de la asociación a propuesta de los seis grandes grupos (ACS, FCC, Acciona, Ferrovial, OHL y Sacyr), que habían pactado el nombre en una reunión previa.

El nombramiento de Taguas está condicionado a que Administraciones Públicas estudie si existen incompatibilidades por su cargo y por haber formado parte de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos del Gobierno, con categoría de secretario de Estado. La designación se viene barajando en el seno de las constructoras desde hace tres semanas, justo el tiempo que ha pasado desde que se sabía que Taguas no iba a seguir en La Moncloa y que el cargo de embajador ante la OCDE, para el que se barajó su nombre, iba a ser ocupado por Cristina Narbona. Fuentes cercanas al interesado aseguran que recibió la oferta ayer mismo.

El sector aprecia el apoyo de David Taguas a su expansión exterior

La designación ha contado con el aval del ministro Miguel Sebastián

Taguas ha contado con el aval de los grandes popes del sector (Florentino Pérez, de ACS; Esther Koplowitz, de FCC; José Manuel Entrecanales, de Acciona; Rafael del Pino, de Ferrovial; Juan Miguel Villar Mir, de OHL, y Luis del Rivero, de Sacyr Vallerhermoso) y el respaldo que le ha dado su antecesor en ese cargo y actual ministro de Industria, Miguel Sebastián. El resto de constructoras, de menor tamaño, también han valorado el apoyo de Taguas en la expansión de sus empresas, aunque se hayan enterado de la propuesta a la hora de ratificarle.

La estrecha relación con el sector ha originado una enorme polvareda en ámbitos políticos -incluso del propio corro socialista- y empresariales que atribuyen el nombramiento al pago de servicios prestados y sostienen que las constructoras buscan la cercanía al Gobierno.

En ese sentido, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se vio "desagradablemente sorprendido" por la noticia, según fuentes de La Moncloa. Esas fuentes, que sitúan la decisión en un "ámbito estrictamente personal", distinguen su actitud de la de Sebastián, que, tras abandonar la política con su derrota como candidato a la alcaldía de Madrid, rechazó numerosas ofertas de la empresa privada y volvió a su puesto como profesor en la universidad. Fuentes cercanas al vicepresidente económico, Pedro Solbes, reconocen que éste había sido informado previamente de la propuesta y que no mostró precisamente mucho entusiasmo.

La Oficina Económica ha tenido una especial relación con el sector de la construcción desde que se creó con Sebastián al frente, probablemente porque junto al sector eléctrico ha sido el más activo. La oficina se centró en respaldar con especial énfasis los proyectos de las constructoras en el exterior. Por sus despachos han pasado prácticamente todos los grandes del sector. Algunos con proyectos relacionados con las obras del AVE, la ampliación del canal de Panamá o las compras de empresas en el exterior, y otros asuntos con sectores colaterales como la banca y el eléctrico. La Moncloa defendió siempre la españolidad de las empresas y, en ese sentido, estuvo al pie de obra de la entrada de Acciona en Endesa o de ACS en Iberdrola.

Taguas, que continuó la tarea emprendida por Sebastián, mantuvo la misma dinámica. En su etapa, participó en la defensa de Sacyr en su intento de entrar en la compañía francesa Eiffage, ante la negativa de ésta de que participase en su consejo de administración y de la Comisión de Valores francesa de impedir una OPA.Taguas, en representación del Gobierno español, envió una carta a la Embajada francesa en Madrid en la que se quejaba del trato y del "patriotismo" mostrado.

Asimismo, el pasado agosto elaboró un programa de reactivación del sector de la construcción para dinamizar el de viviendas ante la crisis que se avecinaba. Aquel plan sirvió al presidente Zapatero para lanzar algunas propuestas durante la campaña electoral consistentes en aumentar las obras públicas ante la caída de nuevos proyectos de viviendas.

Taguas gestionará una asociación cuyas empresas representan el 7,5% del PIB español y dan empleo directo a más de 400.000 personas. SEOPAN no es la patronal del sector -lo es la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), en la que está integrada-, pero su influencia siempre ha sido más importante, motivo por el que su presidente ha participado de forma muy activa en la junta directiva de la CEOE. El puesto de presidente estaba vacante desde el fallecimiento de Enrique de Aldama hace unos meses. Deberá trabajar muy cerca del sector inmobiliario, donde tendrá como interlocutor a otro ex alto cargo socialista, el ex secretario de Estado de Economía Pedro Pérez, que también presidió Tabacalera.

Fuentes cercanas a Taguas han asegurado que se siente ilusionado para abordar los retos que se presentan en el sector, pese a que tendrá que afrontar la crisis actual. En primer lugar, debe ampliar la presencia de empresas y, además, continuar la internacionalización y buscar nuevas fórmulas como la colaboración de la iniciativa pública y privada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de mayo de 2008