Reportaje:

El ocaso de Wolfgang Wagner

El nieto del compositor dejará la dirección de Bayreuth tras una larga disputa con la fundación del festival

Wolfgang Wagner, de 88 años, nieto del compositor y director del Festival de Bayreuth desde 1951, anunció ayer lo que se esperaba desde hace mucho tiempo: que el 31 de agosto, una vez finalizada la edición de este año, que se abrirá el 25 de julio, dimitirá del cargo. Se retira tras años de enfrentamientos con los mecenas y los responsables de la fundación del festival, que atraviesa por una severa crisis económica. Pero si al patriarca le ha llegado su otoño, el Walhalla de los Wagner no se derrumba aún: con toda probabilidad le sucederán sus dos hijas, habidas de dos matrimonios y largamente enfrentadas en el pasado: Eva Wagner-Pasquier, de 63 años, y Katharina Wagner, de 29. El tabú de un Bayreuth no dirigido por la familia continúa intacto.

La sucesión a dos repetiría el modelo que caracterizó al "nuevo" Bayreuth de la desnazificación, que arrancó en 1951. Si entonces fueron Wieland y Wolfgang quienes asumieron al alimón la dirección que había dejado su madre, Winnifred, amiga personal de Hitler y comprometida hasta las cejas con el nacionalsocialismo, ahora lo harán las dos hermanastras. Eva, que posee una larga experiencia, ha sido directora del Festival de Aix-en-Provence; Katharina, hija del matrimonio de Wolfgang con Gudrun tiene en su haber la dirección escénica de unos Maestros cantores de Núremberg en 2007.

Gudrun, fallecida en noviembre pasado, había sido la primera opción sucesoria de Wolfgang, cosa que le acarreó durísimos enfrentamientos con los patronos de la fundación. Desde hace cinco años es la hija de ambos, Katharina, la que se ha postulado para el cargo, pero por su juventud e inexperiencia fue duramente criticada por los hijos del primer matrimonio de Wolfgang, Gottfried y la citada Eva, ambos estudiosos consolidados de la obra de su abuelo (en Aix, Eva fue la artífice de El anillo del nibelungo que dirigió Ratlle). La muerte de Gudrun ha propiciado al parecer la reconciliación entre Eva y Katharina, habrá que ver si real o circunstancial. Pero todavía hay un cuarto personaje en discordia: Nike Wagner, hija de Wieland, fallecido en 1966, momento en que el festival quedó en las manos únicas de su hermano. Nike también se ha postulado a la sucesión, pero parece que sus opciones son menores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de abril de 2008.

Lo más visto en...

Top 50