Día del Libro

Los vestidos de la reina del baile

Un año más, Cataluña celebra el día de Sant Jordi, y un año más, la tradición hace de la rosa la reina del baile. De entre la gran variedad de colores, la rosa roja será, también de nuevo, la más popular. Las floristerías se frotan las manos porque prevén incrementar las ventas el 10% respecto a los cinco millones y medio de rosas que se vendieron el año pasado. Vale la pena esmerarse, porque Sant Jordi representa el 60% de las rosas que se venden al año. Si la rosa roja es aún la más buscada, las nuevas variantes cromáticas se le van acercando más cada vez. Este año, la novedad más importante para la mayoría de floristas -los menos ya la comercializaron el año pasado- es la rosa Arco Iris, cuyos pétalos son cada uno de un color.

Más información
Los barceloneses celebran San Jordi con 5.000 rosas

Rosas azules, rosas, lilas, color plata, azulgranas o manchadas con purpurina. Todo vale para actualizar la tradición. Y es que el dilema de los colores no es necesariamente baladí: aunque no todo el mundo lo sepa, algunos tienen un significado concreto, como el amarillo de la amistad, el blanco de la paz y el verde de la esperanza. Pero no sólo en el color está el aprieto: un amplísimo abanico de texturas y tamaños se abre ante el comprador más exigente. Las clásicas, como la aterciopelada Lovely Red y la resistente Freedom, compiten en el mercado con variantes recién llegadas, como la Sexy Red, de color muy brillante y sin espinas, y la Utopía, que combina el rojo intenso con toques de amarillo. De todas ellas, el 65% son de importación, procedentes sobre todo de Holanda, Ecuador y Colombia. El resto, las nacionales, crecen en el Maresme o en Alicante.

La sorpresa de este año sale de Mercabarna, que pretende integrar a los inmigrantes en la fiesta a través de la personalización de rosas con motivos inspirados en sus respectivos países. De esta manera, los marroquíes pueden regalar rosas decoradas con motivos en torno al tajín (el plato de barro típico) y los procedentes de China pueden recibir rosas rojas con trabajos de papiroflexia integrados.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS