Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación eleva la deuda universitaria a 891 millones

El Consell encarga a Gehry hacer la VIU sin fijar precio

Alejandro Font de Mora, consejero de Educación, elevó ayer a 891 millones de euros la enorme deuda que la Generalitat acumulará con las cinco universidades públicas a finales de año, que piensa empaquetar e ir devolviendo a plazos hasta el año 2022.

Luna: "La fiesta de la VIU la paga la hipoteca de las universidades"

Font de Mora se refirió a la deuda tras narrar el viaje a California que realizó el fin de semana con el alcalde de Castellón, Alberto Fabra, para encargar al arquitecto estadounidense Frank Gehry la construcción de la sede de la Universidad Internacional Valenciana, conocida por sus siglas en inglés VIU, y que terminó sin ningún acuerdo concreto. Los políticos valencianos aseguraron no haber hablado con Gehry ni del presupuesto que tendrá la obra ni de las características que deberá tener.

Aún así, Fabra se mostró confiado: "Ahora, lo único que hay es la seguridad de que hará el proyecto". Según el alcalde, el primer encuentro con Gehry fue un acto formal para encomendarle el trabajo. Font de Mora declaró en Valencia que el objetivo del viaje no era otro que "sellar un compromiso personal" con el arquitecto.

El coste real del proyecto solo se abordará cuando los técnicos de la consejería y del despacho de arquitectos de Gehry se reúnan para tratar sobre los detalles. "Será entonces cuando empezarán a hablar de cómo será el edificio y, consecuentemente, de cuánto dinero puede costar", indicó el alcalde, que ya ha cedido el solar en el que se construirá la sede de la VIU. "Cuando tengamos una cifra se informará con total transparencia", añadió el consejero.

Font de Mora afirmó a renglón seguido que cuatro de las cinco universidades públicas valencianas están dispuestas a asumir con algunos retoques la propuesta de la Generalitat para dilatar hasta 2022 el pago de 891 millones de euros que les adeuda la Generalitat. El consejero afirmó que los costes de la nueva sede de la VIU no afectarán a la financiación ordinaria de las universidades públicas porque, según dijo, "es un proyecto que va a sumar al presupuesto de Educación".

Su esfuerzo por desvincular ambas cosas fue baldío. Ángel Luna, portavoz socialista, sentenció: "La fiesta de la sede de la VIU la pagan las universidades públicas hipotecándose hasta 2022 para pagar su gasto corriente porque el Consell no tiene dinero". Luna preguntará al presidente Camps el jueves ante el pleno de las Cortes "cómo es posible no haya dinero para financiar las universidades pero sí para viajar hasta Santa Mónica para buscar a uno de los arquitectos más caros del mundo y contratarle para construir la sede de una universidad privada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de abril de 2008