Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

El Consell y la Universitat

La enorme deuda que mantiene la Generalitat -la más alta de todas las autonomías si la referimos al PIB- ha ocasionado un verdadero caos en la financiación de las universidades valencianas. El vicerrector de Comunicación de la Universitat de València, señor Binyé, declaró que "la Universitat en estos momentos está teniendo graves problemas de tesorería por no haber recibido, de la Generalitat, el importe pendiente de cobro de subvenciones de ejercicios anteriores que ascienden a 134 millones de euros". La institución que dirige el rector Francisco Tomás, "es la que más gastos estructurales tiene debido al tamaño y a la antigüedad de la plantilla", según fuentes de la Universitat.

Por su parte, el rector de la Universidad de Alicante, Ignacio Jiménez Raneda, que aspira a revalidar su cargo de rector mañana martes, en las elecciones en que se enfrentará al ex vicerrector, Antonio Marcilla, declaraba en estas páginas el pasado viernes ante una pregunta sobre la financiación: "Todos sabemos que la situación es preocupante. No hay prorroga este año, hay una gran incertidumbre, todavía está pendiente la firma de los convenios para infraestructuras educativas y no hemos recibido, todavía, las cuatro mensualidades pendientes de 2007".

Así las cosas, y por si fuera poco el caos que el Consell ha organizado en las universidades valencianas por falta de dinero, el conseller Font de Mora, acompañado del alcalde de Castelló y el secretario autonómico de Universidades, Emilio Barberá, se ha ido a Florida para ofrecerle a Frank Gehry, "uno de los mejores arquitectos del mundo" según Font de Mora, la construcción en Castelló de la VIU, un proyecto "vanguardista" de Universidad por internet. No tienen un ochavo para que las actuales universidades valencianas puedan pagar las nóminas y se van a Estados Unidos a contratar, eso sí, a "uno de los mejores arquitectos del mundo", para la construcción de otra Universidad.

Vamos a ver, president Camps: ¿a qué están jugando ustedes con los dineros del erario público? No tienen fondos para que las universidades puedan pagar las nóminas de sus profesores y las facturas de los proveedores; tampoco para construir los colegios e institutos que hacen falta para que los alumnos no tengan que acudir a clase en barracones tercermundistas o a comer en una casita de madera, como ocurre en el colegio Ausiàs March de Els Poblets. Y esto sucede en un país -el País Valenciano, sí, sí, el País Valenciano mal que les pese- que, si hemos de hacer caso a lo que usted, señor president, gusta de proclamar a los cuatro vientos, es la envidia de todo el mundo. El más avanzado de España, cuando no de Europa. Y eso a pesar de que la renta per cápita valenciana es inferior en 2.157 euros a la media nacional. En 2003 esa diferencia era de 1.068. ¡Vamos bien!

Y a pesar de estas carencias de primera necesidad para los ciudadanos, es decir, los contribuyentes, ustedes, president Camps, se atreven a presumir de organizar visitas papales de costes millonarios, circuitos de Fórmula 1, palaus y ciudades de esto y aquello, tierras míticas, etc. ¿Y el dinero para la educación?

Un terrateniente de Valencia ciudad que tenía tierras arrozales en Sueca, mi pueblo, cuando en la República la gente se manifestaba pidiendo más escuelas, decía: "Si, si, escoles. Vosaltres ensenyeu-los a llegir i a escriure i després vorem qui anirà a segar l'arròs". Pues eso.

fburguera@inves.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de abril de 2008