Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Citigroup despedirá a otros 9.000 empleados por la crisis hipotecaria

La semana fue intensa para el sector financiero, al que le cuesta levantar cabeza. Citigroup le puso ayer la guinda, al anunciar unas pérdidas netas entre enero y marzo de 5.110 millones de dólares (3.250 millones de euros), la mitad que el trimestre anterior. Sus inversiones en hipotecas basura o subprime y otros productos de deuda de mala calidad se llevaron por delante otros 13.900 millones. El banco, el mayor del sector, anunció el despido de 9.000 empleados antes de final de año.

Es el segundo trimestre consecutivo que Citigroup cierra con pérdidas, que sumadas alcanzan los 15.000 millones. El rojo del arranque del año fue suficiente para comerse lo que ganó entre enero y marzo de 2007. Los ingresos del banco cayeron entre tanto un 48%, hasta los 13.220 millones. Vikram Pandit, consejero delegado de la entidad neoyorquina, dice que estos resultados reflejan "la continuidad de un ambiente sin precedentes en el mercado financiero y en el de crédito".

Las pérdidas relacionadas con sus inversiones en deuda vinculada a hipotecas subprime se valoran en 6.000 millones de dólares en el trimestre y 1.600 millones en otros productos hipotecarios. A estas cantidades le añade 3.100 millones en préstamos de dudosa calidad y 3.000 millones en pérdida de valor de activos financieros cubiertos por las aseguradoras de bonos.

Citigroup acumula así 38.500 millones en pérdidas en su cartera de deuda (25.000 millones de euros) desde el inicio de las turbulencias en el mercado de crédito el pasado verano. Pero sus problemas no se quedan ahí. La entidad pasa por momentos difíciles también en su división de banca comercial, porque a los consumidores estadounidenses les cuesta devolver los créditos que acumulan con sus tarjetas. Las pérdidas por impagos ascendieron a 3.100 millones en el trimestre.

Y como hiciera un día antes Merrill Lynch, el banco anunció que intensificará despidos, lo que le llevará a eliminar otros 9.000 empleos durante los próximos 12 meses. El ajuste se sumaría a los 4.200 anunciados a comienzos de este año. La entidad contaba a final de marzo con 369.000 empleados en todo el mundo. De esta manera, Pandit quiere reducir costes y reorientar el negocio del banco hacia las áreas más fuertes.

A pesar del golpe, Wall Street cree que lo peor de la crisis ya está atrás. "Podía haber sido peor", señalan desde UBS. Y como sucedió con JPMorgan Chase y Merrill Lynch, recibió los resultados de Citigroup con subidas. Los títulos de la entidad se apreciaron un 7% en la apertura de la jornada bursátil. Los analistas esperaban números mayores y los comparan con los casi 10.000 millones en pérdidas anunciados en el cuarto trimestre.

En el parqué neoyorquino no se sorprenden por la limpieza que está haciendo Pandit en el banco, que sustituyó en diciembre a Charles Prince como consejero delegado y entró en su ejecutiva en julio de 2007. Y al igual que su homólogo John Thain en Merrill Lynch, con su gestión debe demostrar a los inversores que está a la altura de su reputación como banquero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de abril de 2008